Algún día en alguna parte

Caperucita Roja. Versión del lobo enamorado.

Posted in Cuentos by Alguien on 3 febrero 2008

La adaptación del cuento de Caperucita Roja que os presento a continuación se ha extraído del libro Caperucita roja y otras historias perversas” del escritor colombiano Triunfo Arciniegas. Es un relato romántico de un lobo enamorado de una niña perversa… con caperuza roja… Si os gustó la versión del lobo con la que iniciamos este recorrido en la historia de Caperucita, no os podéis perder esta otra visión (amorosa) del lobo (feroz).

Pero antes de leer el cuento hagamos una breve reseña del autor. Triunfo Arciniegas. Nació en Málaga, Santander (Colombia), en 1957 y actualmente vive a la orilla del camino de niebla de Monteadentro, en las afueras de Pamplona (Colombia). Escribe con insistencia sobre gatos, bandidos, ángeles, vampiros y otros monstruos amados, en tardes de lluvia para matar la nostalgia y en noches de luna llena para alejar las pesadillas. Ha publicado numerosos libros: El cadáver de sol, En concierto, La silla que perdió una pata y otras historias, El león que escribía cartas de amor, La media perdida, La lagartija y el sol, Los casibandidos que casi roban el sol, La pluma más bonita, Serafín es un diablo, El Superburro y otros héroes, El vampiro y otras visitas y las obras de teatro El pirata de la pata de palo, La vaca de Octavio, La araña sube al monte, Lucy es pecosa, Después de la lluvia, Mambrú se fue a la guerra. Con Las batallas de Rosalino obtuvo el VII Premio Enka de Literatura Infantil, con La muchacha de Transilvania y otras historias de amor el Premio Nacional de Literatura de Colcultura y con Torcuato es un león viejo el Premio Nacional de Dramaturgia. Fue finalista del concurso A la orilla del viento (México) en 1993, por Bariloche. En 1997 recibió la Mención de Honor del Premio Mundial de Literatura José Martí (San José de Costa Rica) por la totalidad de su obra literaria. Dirigió el teatro de niñas La Manzana Azul durante diez años y ahora realiza talleres de literatura en distintas ciudades, un buen pretexto para viajar, ver cine, enriquecer la biblioteca y otras delicias.

Con su obra Caperucita Roja y otras historias perversas, del cual extraemos el siguiente texto obtuvo en 1991 el Premio Comfamiliar del Atlántico (Barranquilla).

Caperucita Roja de Triunfo Arciniegas.

“Ese día encontré en el bosque la flor más linda de mi vida. Yo, que siempre he sido de buenos sentimientos y terrible admirador de la belleza, no me creí digno de ella y busqué a alguien para ofrecérsela. Fui por aquí, fui por allá, hasta que tropecé con la niña que le decían Caperucita Roja. La conocía pero nunca había tenido la ocasión de acercarme. La había visto pasar hacia la escuela con sus compañeros desde finales de abril. Tan locos, tan traviesos, siempre en una nube de polvo, nunca se detuvieron a conversar conmigo, ni siquiera me hicieron un adiós con la mano. Qué niña más graciosa. Se dejaba caer las medias a los tobillos y una mariposa ataba su cola de caballo. Me quedaba oyendo su risa entre los árboles. Le escribí una carta y la encontré sin abrir días después, cubierta de polvo, en el mismo árbol y atravesada por el mismo alfiler. Una vez vi que le tiraba la cola a un perro para divertirse. En otra ocasión apedreaba los murciélagos del campanario. La última vez llevaba de la oreja un conejo gris que nadie volvió a ver.

Detuve la bicicleta y desmonté. La saludé con respeto y alegría. Ella hizo con el chicle un globo tan grande como el mundo, lo estalló con la uña y se lo comió todo. Me rasqué detrás de la oreja, pateé una piedrecita, respiré profundo, siempre con la flor escondida. Caperucita me miró de arriba abajo y respondió a mi saludo sin dejar de masticar.

–¿Qué se te ofrece? ¿Eres el lobo feroz?

Me quedé mudo. Sí era el lobo pero no feroz. Y sólo pretendía regalarle una flor recién cortada. Se la mostré de súbito, como por arte de magia. No esperaba que me aplaudiera como a los magos que sacan conejos del sombrero, pero tampoco ese gesto de fastidio. Titubeando, le dije:

–Quiero regalarte una flor, niña linda.
–¿Esa flor? No veo por qué.
–Está llena de belleza –dije, lleno de emoción.
–No veo la belleza –dijo Caperucita–. Es una flor como cualquier otra.

Sacó el chicle y lo estiró. Luego lo volvió una pelotita y lo regresó a la boca. Se fue sin despedirse. Me sentí herido, profundamente herido por su desprecio. Tanto, que se me soltaron las lágrimas. Subí a la bicicleta y le di alcance.

–Mira mi reguero de lágrimas.
–¿Te caíste? –dijo–. Corre a un hospital.
–No me caí.
–Así parece porque no te veo las heridas.
–Las heridas están en mi corazón -dije.
–Eres un imbécil.

Escupió el chicle con la violencia de una bala.

Volvió a alejarse sin despedirse.

Sentí que el polvo era mi pecho, traspasado por la bala de chicle, y el río de la sangre se estiraba hasta alcanzar una niña que ya no se veía por ninguna parte. No tuve valor para subir a la bicicleta. Me quedé toda la tarde sentado en la pena. Sin darme cuenta, uno tras otro, le arranqué los pétalos a la flor. Me arrimé al campanario abandonado pero no encontré consuelo entre los murciélagos, que se alejaron al anochecer. Atrapé una pulga en mi barriga, la destripé con rabia y esparcí al viento los pedazos. Empujando la bicicleta, con el peso del desprecio en los huesos y el corazón más desmigajado que una hoja seca pisoteada por cien caballos, fui hasta el pueblo y me tomé unas cervezas. “Bonito disfraz”, me dijeron unos borrachos, y quisieron probárselo. Esa noche había fuegos artificiales. Todos estaban de fiesta. Vi a Caperucita con sus padres debajo del samán del parque. Se comía un inmenso helado de chocolate y era descaradamente feliz. Me alejé como alma que lleva el diablo.

Volví a ver a Caperucita unos días después en el camino del bosque.

–¿Vas a la escuela? –le pregunté, y en seguida me di cuenta de que nadie asiste a clases con sandalias plateadas, blusa ombliguera y faldita de juguete.


–Estoy de vacaciones –dijo–. ¿O te parece que éste es el uniforme?

El viento vino de lejos y se anidó en su ombligo.

–¿Y qué llevas en el canasto?

–Un rico pastel para mi abuelita. ¿Quieres probar?

Casi me desmayo de la emoción. Caperucita me ofrecía su pastel. ¿Qué debía hacer? ¿Aceptar o decirle que acababa de almorzar? Si aceptaba pasaría por ansioso y maleducado: era un pastel para la abuela. Pero si rechazaba la invitación, heriría a Caperucita y jamás volvería a dirigirme la palabra. Me parecía tan amable, tan bella. Dije que sí.

–Corta un pedazo.

Me prestó su navaja y con gran cuidado aparté una tajada. La comí con delicadeza, con educación. Quería hacerle ver que tenía maneras refinadas, que no era un lobo cualquiera. El pastel no estaba muy sabroso, pero no se lo dije para no ofenderla. Tan pronto terminé sentí algo raro en el estómago, como una punzada que subía y se transformaba en ardor en el corazón.

–Es un experimento –dijo Caperucita–. Lo llevaba para probarlo con mi abuelita pero tú apareciste primero. Avísame si te mueres.

Y me dejó tirado en el camino, quejándome.

Así era ella, Caperucita Roja, tan bella y tan perversa. Casi no le perdono su travesura. Demoré mucho para perdonarla: tres días. Volví al camino del bosque y juro que se alegró de verme.

–La receta funciona –dijo–. Voy a venderla.

Y con toda generosidad me contó el secreto: polvo de huesos de murciélago y picos de golondrina. Y algunas hierbas cuyo nombre desconocía. Lo demás todo el mundo lo sabe: mantequilla, harina, huevos y azúcar en las debidas proporciones. Dijo también que la acompañara a casa de su abuelita porque necesitaba de mí un favor muy especial. Batí la cola todo el camino. El corazón me sonaba como una locomotora. Ante la extrañeza de Caperucita, expliqué que estaba en tratamiento para que me instalaran un silenciador. Corrimos. El sudor inundó su ombligo, redondito y profundo, la perfección del universo. Tan pronto llegamos a la casa y pulsó el timbre, me dijo:

–Cómete a la abuela.

Abrí tamaños ojos.

–Vamos, hazlo ahora que tienes la oportunidad.

No podía creerlo.

Le pregunté por qué.

–Es una abuela rica –explicó–. Y tengo afán de heredar.

No tuve otra salida. Todo el mundo sabe eso. Pero quiero que se sepa que lo hice por amor. Caperucita dijo que fue por hambre. La policía se lo creyó y anda detrás de mí para abrirme la barriga, sacarme a la abuela, llenarme de piedras y arrojarme al río, y que nunca se vuelva a saber de mí.

Quiero aclarar otros asuntos ahora que tengo su atención, señores.
Caperucita dijo que me pusiera las ropas de su abuela y lo hice sin pensar. No veía muy bien con esos anteojos. La niña me llevó de la mano al bosque para jugar y allí se me escapó y empezó a pedir auxilio. Por eso me vieron vestido de abuela. No quería comerme a Caperucita, como ella gritaba. Tampoco me gusta vestirme de mujer, mis debilidades no llegan hasta allá. Siempre estoy vestido de lobo.

Es su palabra contra la mía. ¿Y quién no le cree a Caperucita? Sólo soy el lobo de la historia.

Aparte de la policía, señores, nadie quiere saber de mí.

Ni siquiera Caperucita Roja. Ahora más que nunca soy el lobo del bosque, solitario y perdido, envenenado por la flor del desprecio. Nunca le conté a Caperucita la indigestión de una semana que me produjo su abuela. Nunca tendré otra oportunidad. Ahora es una niña muy rica, siempre va en moto o en auto, y es difícil alcanzarla en mi destartalada bicicleta. Es difícil, inútil y peligroso. El otro día dijo que si la seguía molestando haría conmigo un abrigo de piel de lobo y me enseñó el resplandor de la navaja. Me da miedo. La creo muy capaz de cumplir su promesa.”

© Caperucita Roja y otras historias perversas de Arciniegas, Triunfo. © Panamericana. Editorial Ltda.


En Algún día:

Caperucita Roja. Versión del Lobo.
El cuento popular francés de Caperucita.
El “chaperoncito rojo” de Charles Perrault.
Caperucita Roja. Versión del Lobo enamorado.
Caperucita roja según los Hermanos Grimm.
Caperucita Roja políticamente correcta.
El Cuento de la Abuela y otras hermanas orales de Caperucita.
Caperucita Roja de Gabriela Mistral

Caperucita Roja de Tex Avery. Una maciza de los bosques.

Érase veintiuna veces Caperucita Roja.
En Algún día: Caperucita Roja


About these ads

51 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Juanma said, on 3 febrero 2008 at 19:51

    Real como la vida misma, me creo más esta versión que la digamos “tradicional”.

  2. Y said, on 28 abril 2008 at 00:26

    De verdad existe una libro con historias como esas?

  3. Liliana said, on 8 mayo 2008 at 04:15

    Muy buen escrito, como todos los de este autor, que tiene la gracia para ver la historia desde el otro lado.

  4. Ramelis Velásquez said, on 13 mayo 2008 at 01:51

    Caperucita Roja (versión del lobo enamorado) es una reescritura, una relectura, que transgrede el relato clásico sobre el cual se basa. Esa transgresión está marcada por el humor, la ironía, lo escatológico, que magistralmente Arciniegas utiliza como elementos que le permiten la desconstrucción de los personajes establecidos y de la propia historia. En esta nueva reescritura, Caperucita se despoja de la bondad e inocencia –características mayormente difundidas por la versión moralista de los hermanos Grimm- y, navaja en mano, se convierte en una niña peligrosa, de cuidado, despreocupada. Por otra parte, el lobo se deslastra de esa imagen de criatura salvaje y asume una aprehensión excesiva por el amor que cae en la cursilería. Caperucita se animaliza y el lobo se humaniza. Nada ajeno a la reescritura. Se vuelve a contar una historia para adaptarla al presente, para dotarla de esos símbolos con los que podemos –es necesario- dialogar. La literatura no es inmune a los cambios, ni a los fracasos ni a los logros: es reflejo de ellos. La reescritura potencia el texto del cual se ha generado, lo mantiene vivo, presente en la memoria colectiva. Este cuento de Arciniegas –con el cual se titula todo un libro de excelentes relatos- es parte de esa literatura para niños y jóvenes que debemos escribir, que debemos estimular y animar para su lectura. Una literatura libre de pacaterías, y con mucho arrojo, con ese arrojo que no pretenda competir con los videojuegos, la tele, Internet, el celular, en fin, estos ya tienen sus puestos ganados, sino que establezca con cada una de esas formas textuales allí subyacentes una profunda y provechosa conexión, una correspondencia que bien vale la pena buscar.

    • kmi said, on 29 julio 2009 at 00:34

      oye reacciona la proxima vez escribe algo mejor y corto me q d dormida leyendo tu comentario.
      zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

      • Leona said, on 18 mayo 2011 at 22:46

        Reacciona tú con tu comentario tan en fuera de lugar. Me das mas sueño tú. Tan simple que si te da weba no lo leas y ya.

  5. Jorge Escalona said, on 29 mayo 2008 at 16:20

    Un refrito mas del cual no hay que hacer mucho comentario.No entiendo porque la poeta Ramelis se extendio tan en su exposición. Quizás la costumbre de los escritores de hablar mucho para decir poco.

  6. Nathacha said, on 22 julio 2008 at 17:01

    Qué les puedo decir? Me encanta la simpleza, el humor, los detalles de las palabras. Una vez más, le creo.

  7. [...] y el Lobo Enamorado Algún día en Alguna parte . WordPress, nos comparte el relato romántico de un lobo enamorado de una niña [...]

  8. bipayaer said, on 2 octubre 2008 at 21:25

    Es fanntástico.

  9. gIANINA said, on 28 noviembre 2008 at 23:58

    PIENSO QUE EL CUENTO ESTA FABULSO. gRACIAS POR INSTRUIRME EN ESE DEL TIPO DE CUENTO, VALEN MUCHO LOS BUENOS COMENTARIOS, AUNQUE ALGUNAS PERSNAS PIENSEN LO CONTRARIO.

  10. daniela said, on 23 enero 2009 at 02:36

    oye la profesora no la leio y me gusto oye osea q era muy lido ese cuento y chistoso para q pobre lobito pero bueno eso es el amor ok chaooooooooooo…………………….

  11. marcela said, on 8 febrero 2009 at 17:50

    excelente, mi hija y yo lo leimos….nos reimos ,es muy divertido….nos muestra otra version de la historia original. felicitaciones,a mi compatriota trinfo arciniegas…

  12. lizi said, on 18 febrero 2009 at 03:28

    este cuento esta super

  13. El perfume de mujer said, on 20 febrero 2009 at 05:48

    Acabo de leer esta versión del cuento de Caperucita y el lobo, EXCELENTE!! , es genial, me parece que a veces es necesario plantearnos las cosas de diferentes maneras, al menos aquí el lobo dejó de ser el “malo” de la historia y nos muestra una “caperucita” no tan alejada de la realidad.

    Sigo leyendo por aquí, hay muchas cosas interesantes, gracias por compartir.
    Gaby

  14. JeSs said, on 31 marzo 2009 at 22:27

    WoW!! eStE cUeNtO eS sUpEr Y nOs MuEsTrA cOmO uNa HiStOrIa K tOdOs CoNoCeMoS pUeDe TeNeR uNa VeRsIoN tAn DiFeReNtE
    SiEmPrE hAy K vEr AmBoS lAdOs D lA mOnEdA

  15. clasusca said, on 11 abril 2009 at 07:28

    Admiro a Triunfo Arciniégas. Y confieso que mi admiración nació de la lectura de este cuento (el primero que conocí del autor). Mucho más allá del humor, de la ironía, del juego de personajes, este cuento nos habla de lo humano: no somos ángeles ni demonios. El ser humano se debate permanentemente entre esos dos impulsos antagónicos y la verdad es que no siempre le ganamos la batalla a la tentación…
    Así que ni Caperucita Roja es el ángel y la víctima, ni el lobo feroz es el malvado irredimible y cruel.
    ¿No se les parece esto a la vida real?

  16. José Luis de la Cruz said, on 12 abril 2009 at 02:32

    Tengo la suerte de estar en contacto con Triunfo, él en Colombia, yo en mi México.

    He leído muchas cosas de él gracias a nuestra amiga en común Laura Dippolito. Lo admiro, lo respeto, y me sigue sorprendiendo.

    Este cuento fue con el que me conquistó. Con Caperucita me sorprendió, luego te empiezas a costumbrar a que te lleve de sorpresa en sorpresa, al final te crea una adicción a sus lecturas muy grata.

    Saludos Triunfo.

  17. kamila said, on 29 abril 2009 at 16:23

    muy bien esta el vuento

  18. monica said, on 20 junio 2009 at 15:38

    me parece algo muy bueno y divertido ademas no es tan clasico

  19. monica said, on 20 junio 2009 at 15:39

    me parece genial se sale de atodo angulo tradicional es muy divertidad y es muy diferente a l todas las obras

  20. gaby said, on 13 septiembre 2009 at 17:35

    en mi biblioteca esta este libro la profe no los leyo y quedamos encantadas tambien con el de la bella durmiente esta super

  21. sandra milena said, on 21 septiembre 2009 at 16:01

    me parece que tiene muy bonitas obras lo felicito yo y todos los niños del centro educativo san pedro de oiba santander

  22. deisy katerine said, on 21 septiembre 2009 at 16:14

    me encantan tus obras que siga escribiendo mas obras como estas para segir leyendolas chao

  23. leidy tatiana said, on 21 septiembre 2009 at 16:19

    tienes unas obras buenas con las cuales nos inpulsan aleer mas att:tatis

  24. gi said, on 5 octubre 2009 at 17:30

    wow me impacto

  25. Jorge Escalona said, on 24 marzo 2010 at 16:37

    El comentario muy largo por cierto de la Poeta y Escritora e interprete de cuentos Ramelis Velasquez, A mi me parece mas bien el refrito ese estilo al utilizar la palabra transgredir, eso se uso en los 80, por favor deberias actualizarte y dejar a un lado ese estilo tan lleno de palabras que a la larga se convierte en una Cantinflada mas como la de muchos poetas de vieja data como Ramon Ordaz, que hablan mucho y se masturban con el sonido de su voz.

  26. loree moreles said, on 7 mayo 2010 at 04:54

    super me encantha

  27. valexx said, on 10 julio 2010 at 17:39

    este cuento me lo mandaron para el cole

  28. wendy said, on 15 julio 2010 at 23:39

    hola en mi cole me mandaron ese libro y es super asi que sae los recomiendo y parece que todo fuera allrevez el lobo deberia ser el malo y caperucita la buena pero es al revez el lobo es el bueno y caperucita la mala bueno lesanselo disfutenlo bay

  29. juan pablo said, on 10 agosto 2010 at 04:45

    Exelente relato que orgullo que sea de un colombiano me gusto muchisimo, es perverso…

  30. lenin armas said, on 28 octubre 2010 at 23:11

    Me parece muy bien tu trabajo, tomar algo tan convencional para cautivarnos.
    Tuve la ocasion de escuchar leer tu libro en un recital de poesia hace unos meses, la verdad si me agrado como interpretaste el clasico caperucita roja y el lobo feroz….

  31. Loba said, on 23 diciembre 2010 at 09:21

    No me gustaba la historia de Caperucita Roja, por que el lobo era el malo. Y ami me gustan muchos los lobos. Pero este escrito me encanta. Veo más capaz a una niña con malas intenciones que a un lobo haciendo daño a la gente.

    Un beso, me encanto tu escrito.

  32. Luismi M Utria said, on 2 abril 2011 at 18:55

    ¿cual es su escuela literaria? por favooooooooooorr siiiiiiiiiiiii

  33. luci pdm said, on 2 mayo 2011 at 17:42

    me encanta mi profesora lo leyo en el salon de case y me encanto tanto que decidi hacer mi tesis final de literatura sobre el

  34. Pilar Hung said, on 20 agosto 2011 at 22:50

    Me ha gustado mucho esta nueva versión de Caperucita Roja, es divertida. Siempre he creido que ni el lobo era tan malo, ni caperucita tan buena, ja ja ja las cosas son, dependiendo de quien las cuente. Muy bien Triunfo Arciniegas, me he interesado en leer mas de tus escritos.

  35. LiNa mArIa vElOZa said, on 8 marzo 2012 at 05:45

    EsTuVo mUy FaBuLoSo El cUeNtO…PiEnSo Q nOs hAcE dEvOlVeRnOs aL PaSaDo DoNdE sOlO cReIaMoS eN lAs hIsToRiAs Y MiToS y A MeDiDa Q PaSa El tIeMpO lOs rEcUeRdOs Se VaN oLvIdAnDO….

  36. LaUrA bOhOrQuEz. said, on 8 marzo 2012 at 05:47

    EsTuVo Re ChImVa El cUeNtO mE fAsInO…fElIzItHO dE aNtE mANO aL AuToR pOr EsE hErMoZo CuENtO…..

  37. felipe said, on 21 abril 2012 at 02:05

    me gusto mucho el cuento

    • saris villeguitas said, on 21 agosto 2012 at 20:27

      ami igual

  38. MiluuMas10 said, on 25 abril 2012 at 20:43

    me da pena el pobre lobitooo!!!

  39. MiluuMas10 said, on 25 abril 2012 at 20:45

    Ahh y muy bueno el cuento!!

  40. francisco cedillo said, on 18 mayo 2012 at 15:36

    yo creo que la moraleja seria no todo lo que brilla es oro y que eso pasa en la vida real como si triunfo supiera lo que vivimos, y lo qe pasa al estar perdidamente enamorado por que no logramos quitarnos la venda de los ojos hasta que hacemos una locura de la que nos podiamos arrepentir con tal de tener a esa persona en nuestro lado.
    por lo que se el amor es algo que nos deja perdidos y hasta que pase ese amor reencontramos el camino por muy largo que sea y ese camino lo encontramos cuando en realidad estamos perdidos queriendo saber si desde ahora estamos al borde de la muerte.

  41. saris villeguitas said, on 21 agosto 2012 at 20:26

    cuales son los personajes

  42. Yahaira giseli zozaya kauil said, on 19 mayo 2013 at 19:17

    Uju q tan lindo es esa version

  43. maryana said, on 7 agosto 2013 at 19:30

    muuuuuuuuuuyyyyyyyy larguitooooooooooooooooooooooooooooooooooo

  44. Daniela said, on 12 agosto 2013 at 01:50

    Excelente, soy docente y lo he trabajdo con los niños, a ellos les encantó. Muy bueno para contraponer a los cuentos clásicos que en su gran mayoría son sexistas y muestran a las mujeres lindas y débiles esperando que algún príncipe u hombre fuerte las salve.

  45. jeison guaza said, on 22 agosto 2013 at 21:59

    muy bueno deja muchas enseñansas de verdad by:guaza

  46. rey said, on 21 marzo 2014 at 02:50

    jjajaja el final :D

  47. jagxs said, on 23 agosto 2014 at 04:49

    Vaya sorpresa encontrar tantos comentarios de parte y parte, a propósito de este post.

    Queda por dar las gracias al homenaje que se hace a tan excelente autor. En definitiva creador de muy buenas historias.

    Saludes.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 263 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: