Algún día en alguna parte

Homenaje Póstumo.

Posted in Pareceres by Alguien on 25 octubre 2009

Homenaje póstumo. Texto: José Antonio Garriga Vela. Diario Sur – 25.10.2009.

No hay nada como morirse para que a uno le echen flores. Mi padre solía decir que no quería flores en su entierro, que prefería recibirlas en vida. Pero ser coronado en vida es algo complicado de conseguir; a menos que el homenajeado se esté muriendo. Las flores a las que se refería mi padre eran la metáfora del reconocimiento. La muerte hace buenas y honorables a las personas. Salvo excepciones, incluso los enemigos se vuelcan en elogios al difunto. Pero los muertos no oyen nada, no sienten ni padecen, no se emocionan de alegría por las palabras que se dedican a ensalzar su figura. Los muertos no leen el periódico, ni siquiera por curiosidad, al día siguiente de su propia defunción.

Yo he heredado la manera de pensar de mi padre. No me imagino a nadie convertido en ceniza y pendiente de lo que digan de él. Sin embargo, muchas personas pasan la vida entera buscando una plaza exclusiva en el reino de la posteridad. No lo entiendo. Hasta la fecha, nunca he hecho planes de futuro más allá del fin de semana y de algún viaje que proyecto con tiempo suficiente para ahorrarme algunos euros en el pasaje de avión. Rehúyo hacer planes para el último viaje. Me resulta triste y absurdo. Sé que me iré con lo puesto y que nada de lo que conservo con tanto esmero y cariño me acompañará al otro mundo.

Trato de ponerme en el lugar de los famosos que fallecen de modo imprevisto. A los que encuentran solos en la habitación misteriosamente dormidos para siempre. Los que fueron alabados y denostados el mismo día, unas horas antes. Los que súbitamente desaparecen y dejan con la palabra en la boca a sus amigos y también a sus detractores. A partir de ese instante preciso en que se traspasa la frágil e inquietante frontera que separa la vida de la muerte, quienes lo criticaron y abandonaron se suman al reconocimiento póstumo. El pésame de los hipócritas. Trato de ponerme en su lugar, el lugar de los que ya no están, y siento su misma rabia. Su sorda y muda impotencia. Aunque me consuelo al pensar que quizás su muerte sea un postrero acto de venganza. Una venganza definitiva.

Los que estamos vivos no escarmentamos. Ni siquiera los que no creen en la vida eterna se resisten a permanecer en el olvido después de la muerte. En el fondo nos creemos únicos, inmortales y eternos. Tal vez esa postura sea el único modo de funcionar en el corto tránsito de la existencia. Quizás sea necesario engañarse a uno mismo para no abandonarse al destino. Pero el engaño no puede perpetuarse hasta el extremo de querer sobrevivir al tiempo límite que tenemos asignado. Creo que el ser humano, en general, compite con la gloria y sólo reconoce el éxito ajeno cuando recae en alguien que deja de ser un contrincante para siempre.

Foto tomada de: Cementerios con leyenda. El cementerio Inglés de Málaga.

En Algún Día│ José Antonio Garriga Vela.

Sophie Taeuber-Arp en el Museo Picasso Málaga.

Posted in Andanzas by Alguien on 19 octubre 2009

Del 19 de octubre 2009 al 24 de enero 2010.
Museo Picasso Málaga.

El Museo Picasso Málaga acogerá a partir del 19 de octubre la primera gran retrospectiva que se organiza en España en torno a la obra y vida de la artista Sophie Taeuber-Arp. Estrella de Diego es la comisaria de esta exposición que traerá a España más de 130 piezas de esta artista entre pinturas, dibujos, collages, textiles, marionetas, planos, fotografías, esculturas y muebles.

Sophie Taeuber-Arp. Caminos de vanguardia se ordena en torno a tres secciones. La primera es Ritmos quebrados y aquí se indaga en el primer periodo de su trabajo, el momento en el que conviven de una forma abierta dadá y constructivismo; Habitar espacios, detalla sus aportaciones al diseño de interiores y a la arquitectura. Aquí desarrolla trabajos de inspiración industrial. Los tapices, las marionetas, los floreros, las sillas son únicos y a la vez repetitivos. Por último, Geometrías vivas se centra en las construcciones geometrizantes propiamente dichas, siempre imbuidas de su pasión por la integración de opuestos. Todo ello impregnado de la pasión que marcó toda su vida y obra: la danza. El movimiento del cuerpo determina cada una de sus piezas. El baile es una metáfora para explicar que la fusión entre mundos aparentemente opuestos es posible.

Sophie Taeuber-Arp murió a causa de un accidente tan absurdo como casi todos. Ocurrió durante una visita secreta a casa de unos amigos, en Suiza. La mala combustión de una estufa acabó con su vida.

Sitio Oficial: Museo Picasso Málaga
Sophie Taeuber-Arp – Fotogalería.

El Maquinista de la Generación. Los actores del 27.

Posted in Andanzas by Alguien on 15 octubre 2009

El número 17 de la revista cultural El maquinista de la Generación, que nació en el año 2000 en el seno del Centro Cultural de la Generación del 27 de la Diputación de Málaga depara una grata sorpresa para los amantes de aquel brillante grupo de artistas y escritores.

Dedicado al cine con motivo del 80 aniversario del estreno del filme Un perro andaluz, de Luis Buñuel; El maquinista de la Generación encarta un DVD con el documental del cineasta Rafael Zarza “El deseo y la realidad: imágenes y palabras de los poetas del 27”, que recoge imágenes inéditas de poetas del 27 filmadas en los años veinte por Juan Guerrero Ruiz, secretario de Juan Ramón Jiménez y allegado a estos autores.

El Centro Cultural de la Generación del 27 contactó con Zarza en febrero de este año en Madrid y, tras las gestiones pertinentes, compró los derechos para editar 1.000 copias en DVD. Además, este nuevo número no olvida la literatura, con ensayos sobre Pablo Neruda, Vicente Núñez, José Antonio Muñoz Rojas y la revista Cruz y Raya, fundada y dirigida por José Bergamín.

El deseo… y la realidad, producido por el Instituto Cervantes, contiene algunas de las pocas imágenes en movimiento que existen de Luis Cernuda, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Dámaso Alonso, Jorge Guillén, Manuel Altolaguirre y Fernando Villalón, jóvenes poetas de la Generación del 27. Un documental de 61 minutos que anoche pudo ser visto por primera vez en Andalucía durante la presentación del número 17 de la revista cultural en Málaga.

La revista, editada por la Diputación Provincial de Málaga quiere homenajear también a los autores de la tierra. En este número se incluye una de las últimas entrevistas que concedió el poeta recién fallecido José Antonio Muñoz Rojas, realizada por Álvaro García. Los autores malagueños Francisco Pedraza y José Antonio Padilla también están presentes en este número.

La revista y el documental de Rafael Zarza con las únicas imágenes en cine de los poetas del 27 estarán disponibles en breve en todas las librerías malagueñas. «Acaba de salir de imprenta, los interesados pueden ya encargarla», concluye Luque.

Fuente: El PaísDiario Sur.
FOTOGRAMAS de los poetas del 27

Quim…rico Polanski.

Posted in Artículos by Alguien on 11 octubre 2009

Texto: Antonio Soler. Diario Sur. 11.10.2009.

El enano polaco al que había que apretarle las tuercas. Así se referían a Polanski en el 78 por los pasillos de la corte de justicia, cuando ya había alcanzado con el juez Rittenband un pacto -el de autoinculparse en un delito menor del que se le acusaba- tal como permite la justicia norteamericana a cualquier ciudadano. Algo falló. Algo falló siempre en la vida de aquel chico de origen judío. Desde el día de su nacimiento. Mala época para nacer bajo la estrella de David en Europa. 1933, el año en el que Adolf Hitler toma las riendas del poder y el viejo continente empieza a estremecerse desde lo más hondo de sus cimientos. La ingenuidad de sus padres los llevó en busca de refugio a la boca del lobo. Cracovia, Polonia. Su madre murió en un campo de exterminio. Su padre pasó años en otro.

Después los escombros, la restitución de la dignidad o algo parecido. Un joven inquieto enrolado en una compañía de teatro. Actor. Y el cine. Uno de los grandes talentos que ha dado este arte. “Cul-de-Sac”, «El cuchillo en el agua», las absolutamente inquietantes «El quimérico inquilino», «Repulsión» o «La semilla del diablo», pasando por una adaptación ejemplar de «Macbeth» hasta llegar a «El pianista», una de las más profundas, hermosas y reveladoras historias sobre el nazismo que se hayan hecho nunca. Y en medio de todo eso todavía más desgracias, más eslabones rotos, más cosas que fallaban. En 1969 el asesinato de su mujer embarazada, Sharon Tate, a manos de una banda de sádicos exaltados. Unos años después era el propio Polanski quien fallaba estrepitosamente y acarreaba más desgracia a su vida intentando seducir y después violando a una menor de edad.

Ahora viene el debate ético, la pugna de la moral y los privilegios. Pero en muchas mesas y cabezas el debate se plantea torcido. La defensa de Polanski no pasa por darle trato de favor por ser quien es. Su defensa tiene que ver con otra cadena de fallos. Con un juez que se retractó de la condena pactada, una evaluación psiquiátrica que tuvo a Polanski sólo 42 días en prisión cuando lo habitual habría sido que estuviera allí un par de semanas más (ese fue su auténtico privilegio pues nunca se suelen cumplir los 90 días prescritos), un fiscal que ahora reconoce haber mentido en sus declaraciones, y si se quiere llegar hasta el final de la cadena de fallos tal vez daríamos con la propia madre de la menor, una presunta mamá de estrellas deseosa de que su hija triunfara a toda costa. Polanski cometió un delito infame, pero siguió los conductos que marcaba la justicia norteamericana hasta que ésta comenzó a titubear. Han pasado 31 años. Aquella adolescente lo perdonó hace tiempo. La mancha quedará siempre sobre la historia del cineasta, pero quizá sea hora de dejarlo en paz. No por ser el gran Polanski, sino aquel enano polaco al que había que atajar.

En Algún Día: Antonio Soler.

XV Edición del Festival de Cine Francés de Málaga 2009.

Posted in Cine by Alguien on 5 octubre 2009

Del 2 al 10 de octubre de 2009

Sitio Oficial │ Alliance Française de Málaga
Programación Festival 2009. (PDF)

Lausana. La nueva novela de Antonio Soler.

Posted in Noticias by Alguien on 4 octubre 2009

El escritor Antonio Soler (Málaga, 1956) se ha metido por primera vez en la piel de una mujer para contar su historia en primera persona. “Lausana” es el título de su próxima novela, que transcurre en un viaje en tren entre esta ciudad y Ginebra y que publicará su nueva editorial, Mondadori. Estos son algunos de los aspectos que Soler adelanta sobre la novela que verá la luz en primavera, mientras su último trabajo, “El sueño del caimán” (2006), acaba de publicarse traducido en Francia y está siendo muy bien acogido por la crítica. «Una joya llegada de España», lo titula la revista “Marie Claire”; «Espléndido homenaje a los resistentes vencidos», dice “Le Figaro”; «Relato opresivo sobre la traición imposible de olvidar», reseña “Le Monde”, que le dedica una página entera. Este octubre se publica la traducción al italiano.

Leer entrevista en Diario Sur.

En Algún Día: Antonio Soler.

Versos olvidados: José Antonio Muñoz Rojas.

Posted in Poesía by Alguien on 29 septiembre 2009

In Memoriam: José Antonio Muñoz Rojas.

Yo no sé desear más que la vida…

Yo no sé desear más que la vida,
porque entre las victorias de la muerte
nunca tendrás la grande de tenerte
como una de las suyas merecida

y porque más que a venda y más que a herida
está mi carne viva con quererte,
e igual mi corazón que un peso inerte,
halla su gravedad en tu medida.

¡Qué temblor no tenerlo en ningún lado,
ni en el pecho, la vena o la palabra,
y a lo mejor en valle, fuente o roca!

¡Corazón prisionero y emigrado,
que con cada latido el hierro labra,
y que convierte en sueño cuanto toca!

Antología poética  en A media voz.

In Memoriam: José Antonio Muñoz Rojas.

Posted in Memorias by Alguien on 29 septiembre 2009

José Antonio Muñoz Rojas (Antequera, 9 octubre 1909 – ídem, 29 septiembre 2009)

El poeta José Antonio Muñoz Rojas, que el próximo 9 de octubre hubiera cumplido cien años, ha fallecido la pasada noche en Antequera (Málaga). Hijo Predilecto de Andalucía, cuenta con la Medalla de Oro de la ciudad de Antequera y la Medalla de Honor de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo.

Nacido en Antequera, Málaga, España, el 9 de octubre de 1909, José Antonio Muñoz Rojas estudió en el colegio El Palo de los Padres Jesuitas de Málaga y continuó sus estudios en Madrid, donde se licenció en Derecho. Realizó sin éxito oposiciones al cuerpo diplomático, y fue lector de Literatura Española en la Universidad de Cambridge, donde realizó la tesis sobre Literatura Comparada. Regresó a España en 1947 y a comienzos de los años cincuenta se trasladó a Madrid, residiendo desde entonces entre la capital de España y su pueblo natal. En Madrid se hizo cargo de la Sociedad de Estudios y Publicaciones del Banco Urquijo, y compatibilizó esa actividad con la literatura.

Perteneciente al grupo de poetas neorrenacentistas, José Antonio Muñoz Rojas fue fundador, junto a José Antonio Maravall, Leopoldo Panero y José R. Santeiro, de la Nueva Revista, al tiempo que mantuvo contactos con varios poetas de la Generación del 27.

Junto a Vicente Aleixandre, Ridruejo, Rosales, etc, participó en la revista Escorial, así como en Cántico y El Correo Literario, esta última fundada por Leopoldo Panero. Su obra poética comienza en 1929 con Versos del retorno y continúa con el poemario Ardiente jinete, con el que en 1934 obtuvo el tercer premio del Certamen Nacional de Literatura.

El canto de lo cotidiano, la importancia de la palabra poética y la expresión de lo auténtico es lo que caracteriza su obra a partir de 1939. De 1942 son sus Sonetos de amor por un autor indiferente, poemario al que siguieron: Abril del alma, 1943; Cantos a Rosa, 1955; Lugares del corazón en nueve sonetos que lo celebran, 1962; Antequera, norte de mi pluma y Salmo, de 1970.

Autor también de obras en prosa, destacan: Historias de familia, 1945; Las cosas del campo, 1953 y Las musarañas, de 1957, entre otras. En 1979 publicó Cuentos surrealistas, un compendio de 13 relatos, y de 1989 es el volumen Poesía 1929-1980, una recopilación de todo su trabajo lírico que inauguró la colección Ciudad del Paraíso. Amigos y maestros, de 1992; Dejado ir: estancias y viajes, 1995; y Ensayos anglo-andaluces, de 1996 son otras obras del escritor malagueño.

Traductor y estudioso de poetas ingleses, es también autor de varios libros de derecho, de viajes y de memorias. De 1994 es el relato autobiográfico La gran musaraña: Memorias y de 1997 el poemario Objetos perdidos, con el que puso fin a la trilogía compuesta por Ardiente Jinete (1934) y Cantos a Rosa (1955), y con el que el 11 de noviembre de 1998 fue galardonado con el Premio Nacional de Poesía, por el Ministerio de Cultura.

En febrero de 2002 publicó Entre otros olvidos, un poemario en el que el escritor malagueño recoge los textos escritos en los últimos tiempos. Ese año, el 28 de mayo, fue galardonado con el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana por el conjunto de su obra y en marzo de 2007 fue distinguido en la decimotercera edición de los Premios Andalucía de la Crítica por la obra El comendador.

En 2009, fecha de la celebración del centenario del nacimiento del escritor, la Junta de Andalucía declaró al poeta malagueño Autor del Año, junto a Antonio Machado. Ha participado en conferencias y en mesas redondas sobre literatura y ha formado parte de numerosos jurados literarios. Precisamente con este motivo se han organizado varios actos que culminarán con un congreso internacional en el que se debatirá la aportación del poeta a la literatura española, cuya inauguración estaba prevista para el próximo 8 de octubre, víspera del cumpleaños del escritor.

Fuente: Diario Sur.

Portal del autor en la Biblioteca Virtual Cervantes.

Málaga Insólita. La ruta del misterio, de José Manuel Frías.

Posted in Libros by Alguien on 18 septiembre 2009

Título: Málaga insólita. La  Ruta del misterio.
Autor: José Manuel Frías.
Editorial: Círculo Rojo.
ISBN: 9788493739867.
236 páginas.
Encuadernación: 21×14 cm. Edición rústica con solapas.
Colección: Investigación nº 3
Precio: 15 €
Compra de ejemplares: limites@limitesdelarealidad.com

El libro: Que Andalucía es tierra de misterios, nadie lo duda. Que Málaga es su buque insignia, tampoco. Su mágica geografía está plagada de historias enigmáticas que asombran a propios y extraños, la mayor parte de ellas condenadas a morir en un par de décadas si no se ponen por escrito.

Durante cuatro años, el investigador malagueño José Manuel Frías puso en marcha una particular “cruzada”: recorrer los 101 pueblos de la provincia, a la busca y captura de todo lo que oliera misterio. Esta titánica labor, cuaderno de campo en mano, ha sido realizada a pie de carretera, entrevistando a historiadores y testigos, visitando coordenadas especiales, y buceando en archivos y viejos legajos.

Nunca antes se había emprendido un trabajo tan completo en provincia alguna. La obra que tiene en sus manos es el fruto de un intenso recorrido por la Málaga más profunda, donde podemos encontrar historias de fantasmas, de tesoros ocultos, de casas encantadas, de extrañas luminarias en el cielo, de espantos que vigilan cruces de caminos, de prodigios religiosos, de figuras milagrosas, de encuentros con seres de origen desconocido, de personajes especiales, de rabiosos enigmas de la historia y la arqueología…

Málaga Insólita” es la obra nunca antes escrita. Es la guía de viaje paranormal para todo aquel que quiera conocer punto por punto los enclaves de esa otra cara de la capital de la Costa del Sol.

El autor: José Manuel Frías (Málaga, 1977). Dedicado al periodismo de investigación desde hace quince años y después de recorrer medio mundo, trabaja en la actualidad para diferentes medios de comunicación de televisión y radio, nacionales y extranjeros, como presentador, reportero, guionista, asesor y corresponsal. Es habitual articulista de las revistas Más Allá, AÑO/CERO y Sexologies. Como malagueño amante de su tierra, ha luchado con empeño por desentrañar sus enigmas. Durante cuatro años ha recorrido cada uno de sus 101 pueblos, rescatando toda clase de misterios de la memoria popular. Un titánico proyecto que ve la luz a través de las páginas de “Málaga Insólita”.

Robert Mapplethorpe en el CAC de Málaga.

Posted in Andanzas by Alguien on 15 septiembre 2009

Del 11 de septiembre al 15 de noviembre de 2009.

El CAC Málaga presenta una exposición de Robert Mapplethorpe, uno de los artistas más transgresores y visionarios de la fotografía contemporánea. Las 115 fotografías que componen la selección, tomadas entre 1975 y 1989, representan la esencia misma de este fotógrafo neoyorquino, amante de la perfección técnica e icono de toda una generación que con su cámara supo atrapar como ningún otro los cuerpos desnudos de hombres y mujeres, escenas de agudo carácter sexual o erótico, la homosexualidad o retratos de personalidades del ámbito del arte en el Nueva York del último tercio del siglo XX. Cuando se cumplen 20 años de su fallecimiento (fue uno de los primeros artistas famosos que murió de sida) el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga realiza una obligada revisión a todo un mito que defendió la riqueza estética de la fotografía hasta el último día de su vida.

Las obras de Robert Mapplethorpe (Nueva York, 1946 – Boston, 1989) son vibrantes, fotografías en las que la cuidada conjunción de luz y el predominio del blanco y negro, las dotan de una gran fuerza y las convierten en perdurables en el tiempo 20 años después de que fueran captadas; trabajos rebosantes de belleza que muestran su gran preocupación por la estética y que encumbran a Mapplethorpe como uno de los fotógrafos contemporáneos más notables del mundo.

Lugar: Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.
Dirección: Calle Alemania s/n. 29001, Málaga, España.
Fecha: Desde el 11 de septiembre hasta el 15 de noviembre de 2009.

In Memoriam: 50 años sin Emilio Lehmberg Ruiz.

Posted in Memorias by Alguien on 26 agosto 2009

Se cumplen 50 años de la muerte del compositor malagueño Emilio Lehmber Ruiz.

“En 1900 un barco alemán naufraga en la bahía de Málaga y los malagueños prestan una gran ayuda a los supervivientes. Uno de estos supervivientes fué Otto Lehmberg Tielecke, acogido por una familia malagueña donde conoció a su futura esposa, Concepción Ruíz Rodríguez; de esta unión nació Emilio Lehmberg Ruiz.

Emilio Lehmberg (1905-1959), vivió su primera infancia en Calle Cristo de la Epidemia. A los 7 años comienza sus estudios musicales en el conservatorio de la ciudad, trasladándose a los 26 años a Madrid, donde obtiene una plaza en la Orquesta Filarmónica como violinista. Sin embargo, en otras referencias consta como que fue primer viola de la Orquesta Lassalle, una de las mejores del Madrid de entonces. Precisamente como encargo de José Lassalle, empresario de dicha orquesta, compuso el pequeño poema sinfónico titulado Impresiones del Atardecer. Este breve poema fue estrenado en 1931 en el Palacio de la Música de Madrid, donde esta orquesta ofrecía sus conciertos.

En total, Emilio Lehmberg realizó una docena de obras orquestales. Compuso dos colecciones de piezas descriptivas para piano tituladas respectivamente Málaga y Granada, ésta última fue objeto en 1931 de una reelaboración como obra orquestal en torno a cinco imágenes características: la Alhambra, el Generalife, el Sacromonte, etc. Por lo tanto, no estamos ante una obra orquestal original sino ante una orquestación de una previa suite pianística.

Lehmberg se suma aquí al movimiento artístico de finales del siglo XIX y comienzos del XX en el que Granada ejerce de mágico talismán hacia una música no sólo muy característica como técnica de composición sino como paradigma de lo misterioso y enigmático.

La última obra orquestal de concierto que compuso Emilio Lehmberg antes de que las necesidades materiales hicieran centrar exclusivamente su trabajo en la música teatral y de cine fue la Suite Andaluza (en el original Suite de Danzas Andaluzas). Y ya no volverá sobre el género orquestal hasta su sinfonía póstuma.

Hay que tener en cuenta que el exilio de Manuel de Falla al final de la Guerra Civil hizo disparar el sentimiento nacionalista en la mayoría de compositores de aquella generación. Y muy especialmente el sentimiento de específica identificación de lo andaluz con lo español; de tal manera que parecía sobreentendido que componer música española implicaba componer música sobre esquemas andaluces. Y cuánto más era todo esto explicable en un compositor que había nacido en Málaga y que había vivido el más genuino andalucismo desde su infancia.

Emilio Lehmberg compuso su única Sinfonía en los últimos últimos de su vida, cuando ésta se encontraba ya seriamente alterada por una fuerte inestabilidad psicológica. Resulta significativa esta reacción del compositor, que durante quince años se había dedicado a la música Teatral y Cinematográfica.

El estreno póstumo de esta Sinfonía tuvo lugar en el curso de un concierto en su recuerdo que organizó el Ayuntamiento de Málaga el 17 de enero de 1962 interpretado por la Orquesta Sinfónica de Málaga dirigida por su entonces titular Pedro Gutiérrez Lapuente.

Mi antigua compañera de carrera, la pianista Paula Coronas, recoge en su discografía parte de la obra de este compositor malagueño.

Por otra parte, José Luis Temes (Madrid, 1956), quien desde hace algunos años está realizando una extraordinaria tarea de recuperación e interpretación del repertorio español de los últimos dos siglos y que en 2008 le reportó el merecidísmo Premio Nacional de Música, continúa discográficamente con un monográfico dedicado al malagueño Emilio Lehmberg, en el que dirige a la Orquesta Filarmónica de Málaga con dos obras: Granada y Suite Andaluza, unas descriptivas Impresiones del Atardecer y de la Sinfonía a la cual nos acabamos de referir”.

Texto: Luisa Dolores Camacho. Bitácora: Otras cosas.

La Noche.

Posted in Artículos by Alguien on 22 julio 2009

Revista Litoral Nº 247- 1º Semestre 2009. La noche. Navega por este número.

Pocos temas hay más poéticos que el de la noche. Los poetas y los artistas de todos los tiempos han sentido una irresistible atracción por el simbolismo y los misterios de la noche, tal vez porque desde los primeros pasos de la especie humana la llegada de la oscuridad suponía enfrentarse a lo desconocido, a lo mágico, a lo que acaso pudiera explicar el ritmo del tiempo y el sentido de la vida.

La luna, las estrellas, los astros ejercieron entonces y siguen ejerciendo un hechizo trascendente sobre todos los seres, y no sólo los humanos, del planeta. La noche se convirtió pronto en el escenario para comunicarse con lo irreal, con los dioses, con el Absoluto; de manera que se la asocia desde nuestros orígenes con el mejor espacio posible para la creación y como fuente inagotable de inspiración artística.

La noche, además, presenta una riqueza infinita de temas, enfoques y matices. Se da cuenta aquí de la importante presencia de los astros, de la siempre enigmática luna, de las rutilantes estrellas en la historia de la literatura y del arte universales. Se explora el misterio, la magia, el terror, el erotismo, la espiritualidad, los sueños, el insomnio, la soledad…, tantas sensaciones y experiencias que arrastra la noche desde la primera noche de los tiempos. Y se contrasta cómo culturas diferentes han reflexionado sobre ella tratando de dar respuesta a los interrogantes que les plantea o de describir sus intensos placeres o sus caras más oscuras e inquietantes.

Reconocidos escritores de hoy – Antonio Jiménez Millán, Miguel Gómez, Antonio Cabrera, Aurora Luque, Lorenzo Oliván, Jesús Aguado, Josep María Rodríguez, José Andújar, Francisco Fortuny, Pablo Aranda – nos introducen en la noche como espacio creativo, en los estudios de astronomía, en la poesía de Grecia y Roma, en la de India, Japón o China, en la romántica inglesa, en la española contemporánea, en la mística occidental y oriental, en la novela universal…

Otros autores escriben una página sobre el significado de las horas nocturnas: José Antonio Garriga Vela, Andrés Neuman, Juan Bonilla, Amalia Bautista, Josefa Parra, José Luis González Vera, Alfredo Taján, Guillermo Busutil… Y su mirada se completa con una extensa antología de textos que van desde Francisco de la Torre, San Juan de la Cruz, Fray Luis de León, etc. hasta los poetas actuales. Paralela a ésta, una no menos prolija selección de pinturas, dibujos y fotografías ilustra el número.

Artículo: Las Noches y la Noche. Texto: Amalia Bautista. Revista Litoral Nº 247, 1º Semestre 2009.

Hubo noches de diluvio y noches de sequía, noches de insomnio y de anestesia, de pesadillas y de dulces sueños. Hubo noches que parecieron no tener fin y otras que pasaron en un vuelo. Noches en que celebraste la vida y noches en las que sólo querías morir. Hubo noches de amor y noches de sexo. Y a veces coincidieron. Hubo noches que acabaron con las bandadas de gaviotas y bandadas de gaviotas que pusieron fin a la noche. Noches de deslumbramiento y noches de hastío. Noches de ebriedad, muchas de alcohol y unas pocas de otras drogas. Algunas noches creíste haber encontrado al amor de tu vida, una sola temblaste con la certeza dolorosa de haber encontrado al amor de tu vida. También hubo noches de fiebre, de hospital, de parto, de lactancia, de tanatorio. Y otras de bares, discotecas, terrazas, coches, jardines. Hubo noches de tormenta, noches en las que te acunó el murmullo del mar, noches sin luna, noches de fuegos artificiales y noches de temor. Noches de multitudes y noches de la compañía necesaria. Y noches enteras de viaje, de la nada a la vida, ida y vuelta. Noches de palabras ásperas y noches del silencio más cálido, noches de impaciencia y noches de deseo cumplido, noches de zozobra y noches de paz. Noches de cerveza, vino tinto o tequila y noches de agua clara en duchas a deshoras. Hubo noches en que fuiste la elegida y muchas otras en las que te rechazaron. Noches de ciudades extranjeras y de ciudades familiares, noches de amistad, brindis, corazones jóvenes y limpios. Hubo noches de entrega, muchas, y todas te parecen pocas. Incluso hubo noches en que alguien descubrió en tu cuerpo una esquina del paraíso. Y hubo noches que creíste memorables y de las que no recuerdas nada.

Y luego llegó la noche, la que no admite plurales y se lleva mal con los adjetivos, la que fue única. La noche en que la tierra se borró bajo tus pies y comprendiste el peso de todos los símbolos. La noche que te desveló el significado de la soledad, la distancia, el abandono, el nunca. Fue la noche más triste, la más larga, la que jamás terminará. La noche que vino para poner ante tus ojos tu miedo, tu cobardía y tu desamparo. La hiriente noche que todo lo desgarró y en la que todo se marchita interminablemente. Es la noche que llevas a cuestas desde entonces, la que te atrapó y devoró tu fe. La de todo el llanto. La noche de todas las derrotas, la que resucitó todos los monstruos de tus peores sueños, la que se tragó la luna y las estrellas y toda la luz, la que sigue imponiéndose a todos los amaneceres. Noche del frío, noche del espanto, noche en la que cobrar conciencia de la muerte”.

Artículo: La Noche: flor doble, enigma inacabado. Texto: Alfredo Traján. Revista Litoral Nº 247, 1º Semestre 2009.

“La noche es un género literario que cultivan los vampiros y los asesinos en serie. Utiliza extrañas formas: la espesa veladura, el enigma, el fuego, donde escribe, entre luces negras, que la maldición del hombre está aún por llegar y cuando llegue será de noche.

Noche donde los mediocres mueren ahogados, los estúpidos utilizan el ardid de la afonía, los escrupulosos mienten mientras se masturban, de noche. Noches largas o cortas, amorales o místicas. Lo cierto es que establecen un mundo inverso en el que las virtudes declinan y los vicios se consideran excelencias.

Pero no hay que abusar de la noche: su putrefacción ilimitada dejó sin herederos al trono danés. No hay que olvidar que también por la noche asesinaron al Zar de Rusia, a su esposa, y a sus cinco hijos. Monarquías aparte, la noche es brutal para diletantes y revolucionarios. Cuando estallan las guerras siempre es de noche: tenebroso nocturno que desconoce el pavor y odia la paz del hombre. Noche de crímenes impunes donde un dolor nauseabundo persigue a los inocentes y premia a los culpables. Muerte y noche firman su gran alianza.

En contiendas íntimas la noche se rebela aliada de la traición. Sin ir más lejos, la otra noche, mi amante escondió sus mentiras en su corazón de hielo. Lo hizo como solían esconder los Médicis sus dagas florentinas, con una miserable sonrisa en los labios, sin apenas inmutarse, como un icono falso, peor que Judas Iscariote, a cambio de unas cuantas monedas, menos que treinta, y ninguna de oro.

Por eso me apuñaló, de espaldas, mientras yo me perdía sangrando en la noche perpetua”.

Artículo: Una fenomenología de la noche. Texto: Antonio Cabrera. Revista Litoral Nº 247, 1º Semestre 2009.

“Por efecto del desarrollo técnico y urbano del último siglo, para la mayoría actual de la humanidad la palabra noche ha sufrido un cambio que afecta a su semántica de un modo curioso. No se trata de un cambio radical en su significación, algo imposible por lógica astronómica, sino más bien de una ampliación tan intensa que ha causado el olvido de lo que la palabra venía señalando durante milenios y milenios. Matización de lo nocturno transformada, por obra de la vida en ciudades, en inmensa excrecencia mental que tapa lo que la fase de oscuridad diaria había sido para nuestra especie.

La acepción antigua se vincula ahora a la intemperie, al territorio alejado del resplandor urbano. Por su parte la acepción moderna indica noche iluminada, el tiempo que hemos alumbrado con electricidad y del que tenemos una experiencia ubicua y limitante. Noche significa aún oscuridad y espacio, pero la experimentamos ya como espacio constreñido y oscuridad conquistada, sometida a la luz. He aquí una ganancia semántica con pérdida de realidad.

La noche de siempre

1. Para encontrarnos con la de siempre, la “negra noche” de Hesíodo, la hija del Caos, habremos de avanzar entre las calles y su luminosidad ambarina, dejar atrás los semáforos, y kilómetros después abandonar todavía los vestigios de oscuridad contaminada por el nimbo urbano, siguiendo alguna carretera secundaria, alguna pista sin asfalto, y evitar la cercanía de los grupos de casas, y por fin detenernos, silenciar el motor del coche, apagar los faros, todas las pequeñas luces del salpicadero, y entonces salir o entrar a la viscosa penumbra que ha sido tan cantada como temida a lo largo de los siglos.

No nos consideremos centinelas ignorantes. Podemos colocarnos ante la noche y saber de ella. A poco que adoptemos una actitud de inspección vamos a obtener resultados, vamos a caer en la cuenta de que no tratamos con la Gran Negadora, como la califican las aproximaciones ingenuas y tanta literatura, sino con un aspecto diferente del mismo mundo, la faceta suya que no regala evidencias. Repartirlas es lo que el día hace, sin ton ni son. La noche, en cambio, las retrae. Dentro de ella está cuanto está bajo el sol, menos la luz del sol, por eso se decanta hacia una avaricia involuntaria y sin conciencia de secreto. En el interior de la noche sigue todo, la mayoría de las cosas en mayor quietud, pacientes en su lugar. Tropezaremos con la piedra, que ahí sigue. Ese bulto de sombra es la ladera que se veía esta mañana. En la rama del árbol duerme el pájaro que voló por la tarde. El mundo no ha cambiado, sólo ha girado un poco sobre su eje hasta absorber de las cosas su sustancia palmaria. ¿Se justifica nuestra prevención y nuestro temor ante ella por un motivo así?”

Leer Artículo completo.

Todos los artículos extraidos de ARCE. Asociación de Revistas Culturales de España.

Manuel Alcántara. Premio Joaquín Romero Murube de Periodismo.

Posted in Artículos, Noticias by Alguien on 21 julio 2009

Manuel Alcántara (Málaga, 1928), es más que un articulista. Es un curioso observador de la vida diaria que refleja magistralmente en sus columnas todo su acervo vital desde hace más de cincuenta años. Por eso, ayer fue distinguido con el X Premio Joaquín Romero Murube de periodismo, que otorga ABC de Sevilla con una dotación económica de 6.000 euros, por su artículo “Cansinos vuelve a Sevilla”, publicado en SUR el pasado 27 de junio.

Reunidos en Sevilla, Enrique Barrero González – que actuó como presidente -, Jacobo Cortines Torres, Antonio Burgos Belinchón, José Miguel Santiago Castelo e Ignacio Camacho López de Sagredo, como jurado del X Premio Joaquín Romero Murube, correspondiente a trabajos publicados en cualquier periódico o revista española desde el 1 de julio de 2008 al 30 de junio del año 2009, llegaron por mayoría al acuerdo de conceder el premio al trabajo titulado “Cansinos vuelve a Sevilla”, en el que Alcántara rinde homenaje al novelista y poeta sevillano.

Para el malagueño, Romero Murube «era como el gran visir cristiano. Me enseñó el Alcázar y Sevilla cuando yo era muy joven. Fue un apóstol de su tierra, por eso me complace especialmente el premio que lleva su nombre», aseguraba tras conocer la noticia el poeta y articulista de SUR.

En cuanto a Rafael Cansinos Assens también tuvo la oportunidad de conocerlo porque el escritor vivía en la calle de la Morería junto a la Plaza de Oriente en Madrid. «Era un hombre muy silencioso, como un sacerdote de la literatura. Tenía un don de lenguas. Borges me lo descubrió y él se consideraba discípulo de Cansinos. Me leí su “Novela de un literato” y comprendí que era un hombre sabio y modesto», observó el autor.

Él mismo define su artículo como un texto «lleno de fervor». «Mi artículo es para homenajear el rescate de un sevillano ilustre. Hay muchos muertos que se olvidan y otros que renacen. Sevilla no consiente que los sevillanos ilustres se extingan en la memoria. El que quiera saber cómo era la época de finales del XIX y principios del XX tiene que recurrir a Cansinos Assens», advirtió.

Este X Premio Joaquín Romero Murube no hace sino acrecentar el currículum de importantes galardones de Alcántara, como el Luca de Tena, el Mariano de Cavia y el González Ruano. Y, tras más de cincuenta años al pie del cañón, mantiene la curiosidad periodística. «El enemigo del periodismo es caer en la rutina y dormirse; estar alerta prolonga la remota juventud», declaraba quien asegura comprar cinco periódicos al día.

«Un articulista tiene que saber escribir un artículo de cualquier cosa y en cualquier momento. Lo difícil es olvidar todo, ponerte a la máquina y escribir. Sin embargo, antes de morirme me gustaría escribir un libro de poesía, pero para esto te tienes que esperar a que la poesía te llegue», reconocía el último galardonado con el Premio Joaquín Romero Murube, que este año celebra su décimo aniversario. En sus anteriores ediciones lo recibieron Ignacio Camacho (2000), Manuel Ramírez (2001), Joaquín Caro Romero (2002), Antonio Burgos (2003), Arturo Pérez-Reverte (2004), Carlos Colón (2005), Francisco Pleguezuelo (2006), Carlos Herrera (2007) y Juan Manuel de Prada (2008).

Fuente: Diario Sur.
Leer artículo: Cansinos vuelve a Sevilla.

IV Salón del Cómic de Benalmádena 2009.

Posted in Andanzas by Alguien on 10 julio 2009

Festival de Verano Terral 2009.

Posted in Música by Alguien on 2 julio 2009

FESTIVAL DE VERANO TERRAL 2009.
Del 1 de al 31 de Julio 2009.

Un año más se organiza en Málaga el Festival de Verano Terral 2009. Después del éxito de participación y afluencia que supuso el año pasado, Málaga sigue apostando por ofrecer una cartelera cultural importante con la que seguir luchando por esa capitalidad europea Málaga 2016.

Este año el Festival vuelve al Teatro Cervantes si bien es cierto que habrá ciertas actuaciones a pie de calle. Aún así, el Teatro conformará una apuesta segura para poder escuchar a los grandes artistas que se esperan en este mes de julio.

Las grandes apuestas serán, probablemente, Jerry Lee Lewis y Burt Bacharach, aunque también se apuesta sobre seguro con Cesaria Évora y con Eleftheria Arvanitaki, entre otros.

Sin más aquí os dejo el programa de este Festival de Verano Terral 2009 de Málaga:

30 / 01…Julio – Actividades Paralelas
01 Julio – Los Chicos Del Coro
04 Julio – Aynur
05 / 06… Julio – Terral Calle
06 Julio – Eleftheria Arvanitaki
11 Julio – Zenet
12 Julio – Cesária Évora
18 Julio – Jerry Lee Lewis
19 Julio – Gala Motown (50 Aniversario)
20 Julio – Omar Faruk & Arto Tunçboyaciyan
23 Julio – Warsaw Village Band
24 Julio – Daniel Casares Cuarteto
25 Julio – Omara Portuondo
26 Julio – Burt Bacharach
31 Julio – Divinas

Sitio Oficial │Teatro Cervantes.

Comprar entradas. Venta telefónica: 902 36 02 95. Información: 952 22 41 00

Antonio Soler. Entrevista.

Posted in Andanzas by Alguien on 25 junio 2009

Con El camino de los ingleses muchos se han acercado a la obra de este escritor malagueño por excelencia. Sin embargo, antes de la película, incluso de la novela, Antonio Soler ya era uno de los autores más prolíficos y premiados de España. Sinónimo de calidad, de originalidad y de compromiso con la literatura, el nombre de Soler ya forma parte de las calles de Málaga, su ciudad. No es difícil adivinar su delgada silueta paseando por ellas o tomando una copa de vino en algún bar con amigos, siempre con amigos. Parece estar en constante abstracción, como si escribiera en su cabeza y buscara la palabra exacta para describir lo que ve y vive. Y de pronto se aparece el Soler aventurero, el de la Orden de Finnegans que venera Ulises de Joyce cada 16 de junio en Dublín, el que sorprende con cada nueva obra desde aquella Noche de 1985. No se considera un poeta, aunque sea capaz de escribir “la yerbabuena se me hizo verano y dulzura en la boca”, pero es un verdadero contador de historias, creador de personajes, artesano de la palabra que tiene la inagotable capacidad de fascinar a quien se aproxima a su obra.

Entrevista con Antonio Soler. Por: Lakshmi I. Aguirre. Publicado en Tertulia Andaluza.com. 22.05.09

P. “Sé que las palabras son pobres elementos que, si a veces bellos, nada pueden con la vida, ni cambiarla ni exorcizarla”. Esto lo dice en La Noche, un relato que desde luego parece un desahogo, no del ‘Bala’, sino de usted mismo. Es como si en su memoria se hubiese enquistado una noche demasiado oscura como extirparla de cualquier otro modo. ¿Le alivió escribir este relato? ¿Cree de veras que la palabra es una herramienta fútil para exorcizar los fantasmas?

R. Bueno, realmente eso lo dice el narrador del relato, un sucedáneo de mí mismo, mi versión más pesimista. Escribí esa novela corta en 1985, y desde entonces he pensado bastante en la utilidad de la palabra y de la literatura y en su posibilidad de influir en la realidad. A lo largo de este tiempo he variado levemente de óptica, quizá porque tengo un poco más de perspectiva. Para empezar, ese relato sí me fue útil y empezó a cambiar mi vida práctica, cotidiana, empezó, en definitiva, a modificar mi propia biografía. Además me sirvió de terapia. No sé qué psiquiatra habría soportado el aluvión de cieno que yo transportaba en esa época. Y hablando de un modo más general, creo que la literatura ayuda a cambiar el mundo, nunca de una forma inmediata, pero sí a largo plazo. Lo dota de conciencia, de elementos críticos, y eso, antes o después, provoca cambios. La humanidad no sería lo que es sin Homero, sin Shakespeare o Kafka.

P. Paul Valéry concluyó en uno de sus amaneceres: “Cuando escribo en estos cuadernos me escribo. Pero no me escribo todo”. ¿Qué no se escribe usted cuando escribe?

R. Fundamentalmente todo lo que no venga al caso de la novela que tengo entre manos. No se trata de ocultamientos, como puede ocurrir en la poesía, sino de una cuestión técnica. El novelista se escribe de un modo más tangencial que el poeta, que se mira al espejo de frente, o por lo menos finge que es así.

P. Siguiendo con citas de otros, aunque atente directamente con su “la literatura viene de la vida y no de la literatura”: “los escritores son fabuladores o poetas, no historiadores, porque entienden en complacer a los oídos con graciosas maneras de decir y con nuevos o inopinados casos más que con verdaderos hechos” (Pedro de Rúa). ¿Qué se considera usted? ¿Fabulador, poeta o historiador? ¿Para qué escribe?

R. Novelista, narrador. Historiador no. Y en un sentido exacto y moderno del término, tampoco poeta. Y en cuanto a para qué escribo, pues para muchas cosas. Es como respirar, ¿para qué se respira? Pues para vivir. Unas veces se respira para amar, otras para conducir un coche, otras para salir de un laberinto. Puede que el sentido último sea ordenar mínimamente mi visión del mundo, ensanchar un milímetro sus límites.

P. En más de doscientas páginas puede describir sólo una noche, y en un único párrafo una vida entera. Domina el tiempo con la maestría de un relojero que encaja con paciencia las pequeñas piezas del reloj. ¿Desarrolla la misma capacidad fuera de sus páginas o cree que el hombre está destinado a perder el tiempo?

R. Supongo que pierdo mucho el tiempo, pero nunca lo hago intencionadamente. En ese sentido soy medio calvinista y de un modo u otro intento sacar rendimiento a todo lo que hago. Por otra parte, cuando un novelista está tumbado viendo pasar las nubes o tomando una copa en un bar, aunque en ese instante no tenga conciencia de estar trabajando, finalmente es posible que en ese instante esté recopilando un material que puede usar tres años después.

P. Su estilo bebe de la poesía -las imágenes, los símbolos, la adjetivación- pero ¿de quién era la copa de la que bebió?

R. Creo que de ningún poeta. Fundamentalmente he bebido en las copas, yo diría más bien en las botellas, de bastantes y disparejos novelistas. Desde Cervantes a Vargas Llosa pasando por Albert Camus, Onetti, Faulkner, Dostoiewski, Boumil Hrabal, Dos Passos y no sé cuántos más.

P. Los personajes secundarios de sus novelas, como en el mejor cine clásico, bien podrían protagonizar una novela propia. Lubitsch, Wilder, Ford, Hawks, Welles… dejaban a estos personajes aparecerse en escena cuando quisieran, cuando lo necesitaran. ¿Cuánto de clasicismo hay en usted?

R. Pues un poco. No sé qué habría sido de mí sin la novela picaresca por ejemplo. O qué habría sido de nosotros sin Cervantes y Quevedo.

P. Sus amigos siempre ocupan un lugar en sus novelas. ¿Es un homenaje o un modo de sentir su compañía?

R. Son pequeños homenajes. Es un modo de decirles “Oye, a veces, cuando estoy solo allí abajo en la mina, me acuerdo de ti”. Y de paso practico con ellos un poco de vampirismo, les chupo un poco de sangre.

P. Según cuenta, un accidente lo empujó a la escritura tras una prolongada estancia en el hospital. Bien hubiera podido aprovechar el tiempo viendo la televisión, como muchos otros harían. ¿Qué se le pasó realmente por la cabeza en aquel momento que no se le había pasado antes para convertirse en escritor?

R. Bueno, no fue exactemente así. Con 22 años tuve un accidente y fui a parar a un hospital, sí. Y estuve allí un mes, incluida una navidad y todo eso. Y también es verdad que allí, escribí un relato, el primero de mi vida. Pero ni el accidente ni el hospital me empujaron a escribir. Desde los once años leía habitualmente, diariamente. Y llevaba un tiempo con la idea de escribir algo. Si no hubiera sido en el hospital habría sido en mi casa. Sólo que alguien en Internet dijo que era del modo que usted lo ha dicho y ya ha quedado así. Antes las leyendas tardaban siglos en fraguarse, ahora alguien teclea cualquier cosa en Internet, otra persona lo recoge y la fábula ya queda establecida.

P. ¿Cree que la concepción que tienen muchos del talento –“con talento se nace”-es una manera de evitar los esfuerzos necesarios y las frustraciones resultantes de hacer lo que a uno le gusta?

R. El talento es una herramienta indispensable para hacer buena literatura. Pero la herramienta necesita un músculo que la maneje. Y el músculo del escritor debe ejercitarse día a día mientras se está trabajando en una novela. Una novela es una mezcla de visión, estrategia, golpes de intuición y trabajo continuo, voluntarioso, casi machacón.

P. ¿Cuánto de infierno tiene el paraíso del escritor?

R. Este paraíso está lleno de gente que ya se ha subido a todos los árboles en busca de los frutos del bien y del mal. Además, muchos de ellos van a intentar que no les robes las peras ni las manzanas y te enviarán cada noche su demonio particular. En medio de eso debes intentar subirte a la copa más alta en busca de algo comestible. Aunque también hay ángeles y compinches que de vez en cuando te regalan una manzana.

P. Hemingway no cesaba en repetirle a Peter Viertel que no se vendiera a la industrial del cine, que era un gran escritor. ¿Siente usted que se ha vendido? ¿Lo opinan sus compañeros de oficio?

R. Yo vendí los derechos de una novela mía a una productora y a un director que me merecían toda la confianza para que llevaran a cabo un proyecto que mí me parecía y me sigue pareciendo muy interesante desde el punto de vista creativo. ¿Eso es venderse? ¿Y vender una novela a una editorial es prostituirla, mancharla cobrando dinero por un trabajo que debería ser etéreo, angelical y despegado del mundo? ¿Y un médico que cobra por curar a un enfermo también se está prostituyendo, está chantajeando al enfermo diciéndole: “Tu vida por unas monedas”? Creo que quien piense así debe someterse a tratamiento psiquiátrico o simplemente salir más a la calle. En cuanto a lo que opinan mis compañeros habría que preguntárselo a ellos. Aunque supongo que cualquiera de ellos que no viva en una montaña como un anacoreta pensará más o menos igual.

P. “Somos caimanes dormidos. Esperemos que la cultura y el sistema político tengan el suficiente peso para dejarnos dormir siempre”. ¿Qué le despierta a usted del letargo?

R. Procuro no estar nunca aletargado. Hay demasiado escándalo en el mundo como para cerrar los ojos.

P. ¿De qué “traiciones cotidianas” se arrepiente usted más a menudo?

R. Me arrepiento de algunos impulsos de mi carácter que por algunos instantes rompen el camino de serenidad que intento llevar. Pero no sé si a eso se le puede llamar traición.

P. Si le digo Ítaca me responde…

R. Penélope.

P. ¿Qué le diría a alguien, que como yo, no se atreve a empezar Ulises? ¿Si lo consiguiera me aceptarían en la Orden de Finnegans?

R. Que se pierde un libro impresionante, duro, difícil, extenuante y maravilloso. La Orden del Finnegans realmente es la orden de la literatura. Somos devotos literarios pero, a pesar de reivindicar la obra de Joyce, no todos los miembros somos estrictamente joycianos. Yo, por ejemplo, soy más proustiano. Joyce, Dublín, el bloomsday son un símbolo alrededor del que giran otras cosas. En cuanto a aceptarla en la Orden, que anualmente añade un nuevo miembro a su plantilla, yo me comprometo a avalar su candidatura, aunque la directora del Instituto Cervantes de Dublín, presente en el acto de fundación de la Orden y en la redacción final de sus estatutos, dijo que no nos debíamos preocupar por si habría pronto algún miembro femenino en el grupo. Zanjó el asunto afirmando que nunca ninguna mujer cometería la insensatez de embarcarse en ninguna empresa con unos tipos como nosotros.

En Algún Día: Antonio Soler.

Picasso: Leyenda de los Siglos.

Posted in Andanzas by Alguien on 23 junio 2009

Del 23 de junio al 1 de septiembre de 2009.
Fundación Picasso. Museo Casa Natal.

La muestra “Picasso: leyenda de los siglos”, que alude a la obra de Victor Hugo, estará abierta al publico en la sala de exposiciones de la Casa Natal en Málaga hasta el próximo 1 de septiembre. La exposición recoge 22 obras en las que el artista malagueño recoge su visión de historias ajenas tomadas de la Biblia y de la mitología grecolatina.

Picasso ilustra en esta exposición viejas historias. Así, vuelve su mirada a la Biblia, a través de otros autores como Lucas Cranach, a los amores de David y Betsabé, a la danza mortal de Salomé, observa los mitos de Grecia y de Roma y hace suyos los faunos, la seducción de Venus, las múltiples figuras que pueblan los relatos de la antigüedad que Picasso asume y reinterpreta.

Las obras van agrupadas por temas, la mayor parte de ellos con una cita literaria a la que las obras de Picasso sirven de ilustración. Aparte de estas historias y mitos, en la exposición hay obras sobre Baco, el Rapto de Europa y los centauros, según indicaron desde el Ayuntamiento en un comunicado.

Sitio Oficial: Fundación Picasso Málaga

Más información: Diario Sur.

Las palabras del regreso. María Zambrano.

Posted in Artículos, Libros by Alguien on 11 junio 2009

Título: Las palabras del regreso.
Autor: María Zambrano (Autor/a) y Mercedes Gómez Blesa (Preparador)
Editorial: Cátedra.
Colección: Letras Hispánicas
Encuadernación: 11,00 x 18,00 cm. 344 páginas- Rústica Hilo
I.S.B.N.: 978-84-376-2566-9
Código: 141642
Precio: 11,54 (IVA no incluido).12,00 (IVA incluido)
Fecha: Abril 2009

La trayectoria filosófica de María Zambrano (Vélez-Málaga, 1904 – Madrid,1991) es una de las más originales y sólidas del pensamiento español. La autora representa, tanto en el marco intelectual europeo como español del siglo XX, una de las reflexiones más radicales sobre el «logos» de la tradición metafísica. El título que encabeza esta recopilación de artículos periodísticos de María Zambrano pretende reflejar el sentido que estos textos tuvieron en el itinerario vital y filosófico de la autora. Estos artículos fueron las palabras del regreso de una exiliada, alejada durante más de cuarenta y cinco años de su país. Constituyen un valioso testimonio de todo un siglo de historia y de cultura españolas, en los que la autora reflexiona sobre diversos acontecimientos de la República y de la dictadura franquista, trazando una subjetiva, dramática y personal orografía de la España del siglo XX. 

Extracto del Libro “Las Palabras del regreso”. Artículo Del Escribir. Texto: María Zambrano.  Publicado en El Pais.com. 16/06/1985.

“La diferencia específica del escritor es difícil de establecer, sobre todo con respecto a lo que parece ser su género próximo, el filósofo. Pues que ningún filosofo se ha realizado como tal sin ser un gran escritor. Ninguna obra clásica de filosofía deja de ser al mismo tiempo, y se diría que por esencia y no por añadidura, una obra literaria de primer orden. Tanto es así que en algunos casos hay obras filosóficas, como, por ejemplo, El mundo como voluntad y representación, de Schopenhauer, que han actuado mayormente por su virtud literaria que por su contenido filosófico, llegando incluso a ser ensombrecida esa su sustancia filosófica hasta hacerse imperceptible. Era literatura, se decía por algunos serios profesores de Filosofía, y por ello estas obras han sido consideradas una especie de parafilosofía. Irónicamente, suele llegar el momento en que el rigor y la precisión propios del pensamiento filosófico se revelen y salten a la vista precisamente a través de la misma belleza literaria de la obra en cuestión, que no es sino la belleza del puro pensamiento.

El terror al pensamiento y el prejuicio contra la belleza que el propio pensamiento puede tener se aúnan, logrando sucesos tales como el que un texto que contenga un cierto descubrimiento filosófico expresado sin una forma lograda, como acontece con todo descubrimiento, sea considerado un espléndido escrito literario. Y así se da rienda suelta al doble maleficio que condena al pensamiento y a la belleza, pues que así se menosprecia aquel descubrimiento a medias logrado, impidiéndolo crecer, mientras que se confunde la belleza literaria con lo que puede ser estrechez de forma o también la ampulosidad de una ya usada retórica.

La belleza de la escritura de Platón hace que los humanistas del Renacimiento le leyeran como si de uno de ellos se tratara. Los huesos mismos de la filosofía aparecen, de esta manera y de algunas otras, sustraídos a todo esfuerzo del pensar, cuando en verdad han sido la mayor parte de ellos, y especialmente los de Platón, dados a luz agónicamente, conflictivamente que se diría hoy. Pero su belleza se la convierte en simple virtud placentera. Para un humanista, leer a Platón es un placer, no un penar, cuando para un aspirante a filósofo es un penar, un entender lo imposible de entender, un vencer, si se llega, la imposibilidad del filosofar en el hombre. Ese filosofar que aparece como mediador entre el himno entusiasta y aun la danza dionisiaca; entre el delirio, pues, y la razón. No podría lograrse tal condición sin consumar lo esencial del delirio, y aun en ciertos casos geniales de la danza, sin el entusiasmo en que la razón sin perderse se enciende. Y esto, cuando se logra, es obra del escritor. El escritor es así el verdadero, mediador, invisible a veces, como con tantas obras especies de mediadores sucede, y con el riesgo de interponerse, ocultando en vez de mostrar, es decir, de entusiasmarse consigo mismo, apareciendo entonces el escritor como un artificio y caricatura de su ser verdadero y de la necesidad que pide que tales mediadores existan. Una ciudad sin escritores queda vaciada de su esencia de ciudad, y aparece como un complejo aglomerado, como algo que puede cambiarse, trasmutarse o desaparecer sin que su vacío se note. Una ciudad sin escritor es un templo vacío, una plaza sin centro, o quizá con el centro desplazado y puesto al margen, esquinado, para dejar su lugar, todo el lugar, a algo cuyo nombre no está siquiera bien catalogado, algo para lo que, en realidad, no hay palabra. Residuos, pues, alogoi, fuera del logos, sin posible nombre; residuos que hacen imposible la imagen de centro y círculo.

Mas el escritor como tal ha existido, y en forma necesaria, a partir de ciertos períodos de la vida europea. Hasta se podría decir que el escritor haya sido uno de los actores esenciales del vivir europeo, y que la decadencia de su función sea debida a la disolución, o disgregación que parece ir en creciente, de la especificidad de Europa, de la pérdida de su identidad y de su cambiante figura dentro de la unidad. El escritor ha sido, pues, el espejo de Europa. Espejo de un sentido activo, pues que no se conformaba con reflejar la imagen, sino con crearla y recrearla una y otra vez. Ya que la unidad de Europa es una inédita e insólita forma de unidad en la historia, que ha ido naciendo originariamente, y no sin gloria, en los llamados siglos oscuros, en la Edad Media. Pasadas las catacumbas cristianas y en libertad el cristianismo, que mejor sería que hubiera sido cristiandad, aparece una forma de unidad distinta radicalmente de la del Imperio romano, sin que por ello sea simple producto de su llamada decadencia. No, Europa no ha nacido de decadencia alguna, sino que se ha ido haciendo a sí misma, en pluralidad y unidad.

Se trata de una historia nueva, y el tránsito -crisis se le ha llamado también- que origina esa realidad llamada Europa es lo que ha hecho posible y necesario a eso que se llama el escritor. Nace, pues, el escritor ya con san Agustín, padre de Europa, aunque no fuera más que por esto, por ser un genial escritor. Y tan por la crisis estaba engendrado este ser escritor que aparece en san Agustín como producto de la crisis de su propio ser, de su metamorfosis, que no se hubiera logrado tal como se logró si él no se arranca su propio velo, ese velo de la verdad en filosofía; es decir, si no practica el filosofar consigo mismo, no sobre sí o sobre otra cosa, sino con su propio ser, con todo él; si no se ofrece en pasto a la verdad, cosa que solamente pudo ostensiblemente hacer en tanto que escritor. No es una búsqueda de sí mismo ni un mostrarse a sí mismo, sino de extraer su propio corazón y ofrecerlo como únicamente puede ser ofrecido el corazón, en llamas. El escritor nace así más allá del pudor y de la contención estoica, que él, Agustín, tan bien se sabía. Incluso nace más allá del plotinismo, del amor y de la contemplación del uno y de sí mismo convertido en objeto del mundo inteligible. Sabidas son, pero han de ser rememoradas como hito de la filosofía, la pulcritud, precisión y transparencia inigulables del pensamiento de Plotino. Mas la transparencia que ofrece Agustín es la de su propio corazón: “He aquí mi corazón, Señor, como es de transparente”. ¿Será, pues, que la seducción del escritor proceda del corazón que se ofrece en llamas, y a veces es pálido reflejo, movedizo también, como en las confesiones de Jean-Jacques Rousseau? Si esto es el escritor, ello es específico de Europa, este arder, este ardor, este haber de echarse a la hoguera, llamando a que alguien, que no es individual, a ese personaje nuevo que es el lector, a que se lance con él, a que al menos le vea como arde y sienta la tentación de arder también él, el lector.

Bien europea es la leyenda de Tristán e Isolda, que beben juntos el elixir de amor que sin duda ellos sabían, aunque el narrador lo cele, que era de muerte también. Este trueque presentado como debido al azar era el secreto, era la verdad del amor. ¿Y no es también una figura del escritor la de Tristán adentrándose en la mar sin confines, en lo desconocido, sólo con su violín?

¿Es acaso la soledad la que hace nacer al escritor, la llama que mueve esa barca en la que él va, y la barca misma, no es la barca de su soledad? Así como el filósofo Diógenes encontró su casa en la clásica vasija vaciada del vino de la embriaguez que había contenido, llenando con su figura entera aquel vacío, dando la cara en la calle impasiblemente desde esa su impar morada. La barca cáscara de alguna fruta invulnerable y rebosante de un jugo ya desconocido, la barca que sostiene como resto frágil de ese fruto primero irreconocible que mantiene la vida de un alguien en su íntima soledad, en su peregrinar en busca del amor. Y el violín con el que tal viajero cuenta en su viaje a lo más remoto e íntimo y viviente, hacia su propio corazón. ¿No es acaso la pluma del verdadero escritor? El que tiene que escribir rompiendo el silencio, buscando, que si no otras criaturas, el cielo, los mares, los elementos entre los que va confundido, aunque confiado, sin brújula. Los elementos, que son lo único que le ha quedado, escucharán su canto quizá, ellos, su gemido, su clamor.

Pues que el escritor, el verdadero escritor, es el que a solas clama a los cielos, el que se arriesga, porque de ello tiene el mandato: un mandato de expresar, y en la forma más indeleble posible, aquello que clama a los cielos. Y este es el escritor. El filósofo no clama, no se arriesga en el piélago insondable. Diógenes con su tonel estaba en una ciudad. Filosofar, pues, debe ser cosa muy esencial para la ciudad, para que la haya. El escritor es imprescindible para que aún aquello que en la ciudad ocurra, y clame al cielo, no se quede oculto bajo el silencio opaco, para que salte clamando a los cielos, y si fuera así, el escritor sería el corazón de la ciudad, su centro, el único que podría rescatar a la ciudad de haber sido desposeída de su centro, allanada en verdad”.

María Zambrano en el Centro Virtual Cervantes.
Fundación María Zambrano (Vélez-Málaga).
Textos de María Zambrano.

50 años de Nouvelle Vague en el CAC Málaga.

Posted in Cine by Alguien on 10 junio 2009

CAC Málaga y La Alianza Francesa organizan, en colaboración con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia y Cajamar, el ciclo de cine para el mes de junio “50 años de Nouvelle Vague”, en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga.

A finales de los años 50 Francia vivó un cambio social y cultural que dio lugar al nacimiento de un nuevo lenguaje artístico cinematográfico, la Nouvelle Vague. Su regla era que no había reglas, la Nouvelle Vague apostaba por un cine realista y fresco que mostrase la vida cotidiana y que no requiriese de grandes presupuestos económicos. En sus obras brillaba el carácter trasgresor, utilizando nuevas técnicas de rodaje como los exteriores, la poca puesta en escena y el uso de la cámara en mano, entre otras. Además, la nueva ola presentaba otra novedad, una nueva mujer, una mujer joven y guapa, que no tenía reparos en ir desmaquillada o con el pelo mojado paseando por la ciudad, una mujer que rompe con las normas establecidas, muy diferente a las estrellas femeninas de Hollywood.

La revista Cahiers du Cinéma (Cuadernos de Cine), de André Bazin, fue la responsable de la difusión de las ideas de François Truffaut, Jean-Luc Godard, Jacques Rivette, Eric Rohmer, Claude Chabrol o Jean Pierre Melville, todos ellos críticos y escritores de la revista, que pasaron a ser los realizadores más importantes de lo que luego se conoció como la Nouvelle Vague.

El CAC Málaga con este ciclo de cine, quiere unirse a la celebración de los 50 años de la Nouvelle Vague, pues un 4 de mayo de 1959 François Truffaut estrenaba en Francia Les Quatre Cents Coups (Los cuatrocientos golpes), película considerada como una de las primeras obras del movimiento. Cada miércoles del mes de junio se proyectará una película o un documental representativo de la Nouvelle Vague, Jacquot de Nantes, Lola, Eric Rohmer preuves à l’appui (Eric Rohmer con pruebas en la mano) y una selección de cortos de Alain Resnais, cine para recordar.

Las proyecciones tendrán lugar los miércoles 3, 10, 17 y 24 de junio a las 20:00 horas en el salón de actos del CAC Málaga, con entrada gratuita y libre hasta completar el aforo.

18 Mayo: Día Internacional del Museo 2009.

Posted in Andanzas by Alguien on 15 mayo 2009

El Día Internacional del Museo se celebra el 18 de mayo desde el año 1977, fecha en la que los museos de todo el mundo se convierten en protagonistas por iniciativa del Consejo Internacional de Museos (ICOM). Para este año 20089 el lema elegido es “Museos y turismo”, con el objetivo de poner de relieve el papel que los museos y el sector de la imagen pueden desempeñar en el fomento del turismo cultural sostenible.

Este día, que tradicionalmente se celebra el 18 de mayo pero que este año se celebrará el domingo 17, ofrece la oportunidad a estas instituciones culturales de acercarse al público y a la sociedad y hacerles partícipes de su evolución, dando a conocer sus actividades.

Con este fin, además de ser una jornada de puertas abiertas y entrada gratuita en la mayoría de los museos, se celebrarán exposiciones, se organizarán visitas guiadas, conciertos, conferencias, coloquios, talleres y actividades didácticas para los más pequeños.

En paralelo al Día de los Museos, la Noche de los Museos se celebra el 16 de mayo.

Málaga se suma a la celebración de este día del Museo a través de los actos, conciertos, talleres y visitas guiadas convocados por la Fundación Picasso y Museo Picasso, el Museo Municipal de Málaga (MUPAM), el Centro de Arte Contemporáneo (CAC Málaga) y el Museo Interactivo de la Música (MIMA), entre otros.

A continuación el programa con las actividades y horarios en Málaga (doc) y otros enlaces de interés.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 254 seguidores