Algún día en alguna parte

Fancine. XX Festival de Cine Fantástico de Málaga 2010.

Posted in Andanzas by Alguien on 12 noviembre 2010

Toda la información en www.fancine.org.

El joven Lovecraft. José Oliver y Bartolo Torres.

Posted in Libros by Alguien on 27 diciembre 2009

El joven Lovecraft de José Oliver y Bart Torres se ha convertido en el personaje más conocido y reconocido del cómic español de los últimos años, y lo que empezó siendo una tira en internet, ha logrado demostrar que el papel no tiene que ser un enemigo de la red, sino que puede ser potenciado por esta.


Howard Phillips Lovecraft fue un escritor norteamericano que a principios del siglo XX cambió para siempre el género del terror con sus relatos, creando un universo de horrores cósmicos primigenios, dimensiones desconocidas y criaturas sobrenaturales que existían desde el principio de los tiempos. Solitario, misógino, xenófobo y con una imaginación desbordante, su éxito le llegó tras su muerte. Y ha servido de inspiración para numerosos artistas.

Todo un personaje que ahora es protagonista de una serie de tiras cómicas del guionista mallorquín José Oliver y el dibujante ibicenco Bartolo Torres que lleva por título El joven Lovecraft y que Diábolo Ediciones está editando en cuadernillos de formato horizontal. La tira narra en clave de humor los años de infancia del escritor de Providence, y en poco tiempo ha conseguido alcanzar 4 reediciones. A la edición en castellano del primer tomo, se añadió con gran éxito de ventas la edición en catalán, y a la primera edición de “Young Lovecraft”, pronto se añadirá una nueva reedición en USA.

Un año de oro para el cómic.

Fancine. XIX Festival de Cine Fantástico de Málaga 2009.

Posted in Cine by Alguien on 18 noviembre 2009

Un total de 56 largometrajes (13 andaluces, ocho españoles y 14 extranjeros) y 44 cortos, procedentes de 28 países, componen el cartel del XIX Festival de Cine Fantástico Universidad de Málaga (Fancine), que tendrá lugar, del 18 al 26 de noviembre, entre las salas del Teatro Cervantes, el Teatro Alameda y el Paraninfo de la ciudad de Málaga.

En cuanto a la procedencia de los largometrajes (Descargar información de Largos PDF), están representados los cinco continentes: nueve países europeos (España, Reino Unido, Bélgica, Francia, Hungría, Alemania, Italia, Grecia, Noruega); cuatro asiáticos (Tailandia, Corea del Sur, Indonesia y Japón); 12 títulos norteamericanos; tres canadienses; cuatro australianos y dos neozelandeses, y un africano.

Dentro de los cortos, tanto a concurso como fuera de él,  (Descargar información de cortos PDF) están representados ocho países, de los cuales se presentan 10 cortos españoles, un esloveno, uno de Reino Unido, cinco de Francia, uno de Bulgaria y dos de Alemania. De América habrá un colombiano y dos norteamericanos.

Esta edición cuenta con 13 ciclos, entre ellos, “Sección Informativa” (PDF), “Premier 2009”, “Horror Zone” (PDF), “Terror Poético” o “Con los pies en la Luna”.

Los presentadores en esta edición serán, para la gala de inauguración, Rocío Madrid, y para la de clausura, Fernando Ramos. También contará con diferentes invitados, como los actores de “El Castigo’” el actor Alejo Sauras o Macarena Gómez, y el invitado de honor, que este año será Susan George, que recibirá el galardón honorífico de Fancine. La sección de inauguración contará con el estreno mundial de “Entidad sobrenatural oculta”, de Santiago Lapeira, y en la clausura destaca el estreno de “Tormented“, de Jon Wright.

Entre las actividades complementarias que se desarrollarán, (Descargar Información en PDF) se encuentra el proyecto pedagógico Fancine, que ya se está llevando a cabo, y que “pretende divulgar el arte cinematrográfico en su versión fantástica entre los jóvenes”. Este año presenta como novedad dos premios, uno al mejor cómic y otro a la mejor ilustración, dotado con 150 euros para cada uno de los alumnos en cada una de las versiones y 300 euros en material didáctico para el centro.

Otras actividades serán exposiciones como “Chaplin en imágenes” o la que comenzó el 16 de noviembre, “Con los pies en la Luna, cuarenta años después”, y el primer certamen de relatos fantásticos Fancine, actividad que consta de dos premios de 500 euros cada uno.

Un espectáculo cinematográfico musical, que tendrá lugar en el cine Alameda; conferencias; mesas redondas; un programa de radio en directo los días 21 y 22 de noviembre de “La rosa de los vientos”; “El fantástico en familia”; un ciclo homenaje a Edgar Alan Poe (PDF) y la presentación del libro “Misterio e imaginación Edgar Alan Poe: de la literatura al cine”; el concierto de bandas sonoras, que tendrá lugar el 25 con la Orquesta de Cámara de la UMA y la Orquesta Sinfónica Provincial, serán algunas de las actividades que complementarán este Festival de Cine Fantástico.

Todas las actividades que se hacen en los centros universitarios son gratuitas, menos las que se desarrollan en el Teatro Alameda, cuyo coste será de dos euros.

Toda la información en www.fancine.uma.es

Descargar la programación completa. (PDF)
Descargar cuadrante Resumen. (PDF)

42ª Edición del Festival Internacional de Cine Sitges 2009.

Posted in Cine by Alguien on 2 octubre 2009

Del 2 al 12 Octubre 2009

Sitio Oficial: http://sitgesfilmfestival.com/

Narraciones Completas. Volumen II, de H. P. Lovecraft.

Posted in Libros by Alguien on 25 septiembre 2009

Título: Narraciones Completas. Volumen II. Autor: H. P. Lovecraft. Editorial: Valdemar. 942 páginas. Precio: 35 euros.

“El primero en avistar la línea dentada de conos y picos de aspecto maléfico, delante de nosotros, fue el marinero Larsen; y sus gritos atrajeron a todos a las ventanillas del gran aeroplano”.

Esos conos, esos picos son “Las Montañas de la Locura” que dieron nombre a la segunda y última novela de H. P. Lovecraft (1890-1937), incluida en el Volumen II de su Narrativa Completa (Valdemar). Todo hay que decirlo, es inferior a “El caso de Charles Dexter Ward”, aunque tiene pasajes brillantes.

El retraído escritor de Providence quería condensar el horror de sus visiones con ese lenguaje ya anticuado, sospechoso, intensivo e intenso de sus relatos, generalmente en primera persona. Son relatos más “para ser más escuchados que leídos”, como dice Juan Antonio Molina Foix. Sus inicios tienen un tono gravoso y una premura acogotada muy característica.

Las montañas de la locura”, de su etapa de madurez, (de 1931) empieza así: “Me veo forzado a hablar porque los hombres de ciencia se niegan a seguir mi consejo sin saber por qué”.

Sus antólogos y comentaristas definen este género como “terror cósmico“, ya desgajado del gótico fundador. Como Mary Shelley y como en algunos relatos de su maestro Poe, propuso Lovecraft un envase de ciencia para la insania, con sus palabros y su futurismo. Sus personajes, por lo general, son científicos o albaceas de científicos desaparecidos en extrañas circunstancias. Y de los descubrimientos de laboratorio de su tiempo se nutrió.

Durante su juventud, geólogos, biólogos y aventureros volcaron sus miras en el único continente ignoto del globo, la Antártida. Lovecraft siguió los avances de exploración de las regiones australes. Se nombra en el relato a Shackleton, (primero en pisar la Meseta del Polo Sur), a Amundsen (que clavó la bandera en el Polo Sur geográfico en 1911), a Scott (rival del anterior, que pereció en la carrera) o al piloto aventurero Byrd.

Esta es la Expedición Miskatonic, de la Universidad Miskatonic, en la localidad imaginaria (y recurrente) de Arkham, en Nueva Inglaterra. El universo del autor en cuestión es un cuadro cerrado, muchos de sus cuentos sólo procuran perfeccionar una línea de guión ya establecida. Un ejemplo: el familiar enclaustrado que se dedica a no se sabe qué fáusticos experimentos, generalmente relacionados con anfibios y que culmina en una transformación.

Las montañas de la locura” aborda la temática de los mitos de Cthulhu, que sobrepueblan su obra. En el primer volumen de Valdemar, en “La llamada de Cthulhu”, el narrador, asustado, da cuenta de sus investigaciones pesadillas proféticas y brujerías, y de cómo la policía captura a un grupo de lunáticos criollos en pleno festejo nocturno. Cantaban: “En su morada de RŽlyeh, Cthulhu muerto aguarda soñando“. Uno de ellos menciona a Los Antiguos, durmientes.

Como los protagonistas de “Las aventuras de Arthur Gordon Pym”, los buscadores de fósiles de Lovecraft se internan en el desierto blanco. Una radiotransmisión recibida de otro campamento cambia el rumbo de la trama:

“Señalen importancia descubrimiento a prensa. Significará para la biología lo que Einstein para la matemática y la física. Prolonga mi trabajo anterior y amplía conclusiones. Parece indicar, como yo sospechaba, que hubo en la Tierra ciclo o ciclos enteros de vida orgánica antes del que se inicia con células arqueozoicas que conocemos”.

Como en “La cosa”, los perros de tiro se vuelven locos a ladrar. Las visiones oníricas se suceden. Lovecraft describe conglomerados de piedra con diversas formas geométricas, habla de pingüinos gigantes ciegos, de bóvedas interiores en el seno de las montañas, y de abismos. También de jeroglíficos y de tentáculos.

¿Sorpresas? Nada que no viniera ya escrito en el “Necronomicón“, de Abdul Alhazred, el poeta loco de Yemen. Muerto en 738 d.C. (“Dice Ebn Khallikan – biógrafo del siglo XII – que fue arrebatado por un monstruo invisible en pleno día, y devorado ante gran número de paralizados testigos”, escribe Lovecraft en otro lugar). El libro, único en el mundo, está en la Universidad de Miskatonic, en Arkham. Allí sabrán más del gran Cthulhu y de los suyos.

Ficha del libro│ Editorial Valdemar.
Cuentos de H.P. Lovecraft – Biblioteca Digital Ciudad Seva.

Texto: Álvaro Cortina.

Edgar Allan Poe. Bicentenario.

Posted in Memorias by Alguien on 19 enero 2009

Hoy 19 de enero, se cumplen 200 años del nacimiento de Edgar Allan Poe. Desde aquel lejano día en Boston, su fama no ha dejado de crecer, al amparo de una obra pionera y rica tanto en prosa como en verso y una biografía plena en desdichas y en esperanzas frustradas.


Poe es para muchos una vieja fotografía con un gesto contrariado, cabellos desordenados y una corbata torcida, para otros puede que sea un autor de relatos que deja marcados a sus lectores adolescentes, para otros un ejemplo, tal vez el más levado, el más claro, de frustración e infelicidad. Pero 200 años después de su nacimiento, Poe, más allá de todo ello, es un maestro indiscutible. Un clásico de los que justifican la literatura de una nación entera.

Roberto Bolaño, otro autor que tras su reciente y temprana muerte (Poe murió con sólo 40 años de edad, el escritor chileno a los 50) va agigantando su fama, situó al inicio de sus relatos completos un jugoso texto titulado “Consejos sobre el arte de escribir cuentos”, en el que a través de doce enunciados aconseja o desaconseja autores y procedimientos. En los puntos nueve y diez afirma lo que sigue: «9) La verdad es que con Edgar Allan Poe todos tendríamos de sobra. 10) Piensen en el punto número nueve. Uno debe pensar en el nueve. De ser posible: de rodillas».


Del mismo modo, Chales Baudelaire, temprano biógrafo y traductor de Poe, se declaraba en deuda con el norteamericano; mientras que Arthur Conan Doyle afirmó en un artículo, en el centenario del nacimiento del autor, que «si cada autor de una historia en algo deudora de Poe pagase una décima parte de los honorarios que recibe por ella para un monumento al maestro, se podría hacer una pirámide tan alta como la de Keops».


Referente de rigor. Paul Valéry lo asumía como referente para el rigor compositivo y lógico en la escritura; Ramón Gómez de la Serna le dedicó una curiosa y apasionada biografía, plena de admiración, titulada “Edgar Poe, genio de América”; fue alabado por Ernst Jünger por su economía y parquedad; Borges lo saludó como maestro confeso; y lo mismo hizo Julio Cortázar, que además tradujo sus relatos, su única novela y sus ensayos. El cine de Tim Burton también se explica merced a la imaginería de Poe, e incluso su figura ha dado lugar a una novela reciente, “La sombra de Poe”, de Matthew Pearl, muy vendida pero decepcionante, que aporta interesantes datos sobre este autor al que algunos gustan de llamar maldito.


Edgar Poe nació en Boston, fruto de la unión de dos actores (ella, Elizabeth Arnold, con una legión de admiradores y muerta cuando sólo tenía 24 años, y él, hijo de un héroe de la Independencia norteamericana y dedicado a las tablas en un esfuerzo insensato y desaparecido en la niebla de la historia cuando Edgar sólo tenía un año). Su hermano mayor, William Henry, fue acogido por sus abuelos; su hermana menor, Rosalie, por una acomodada familia de Virginia; y Edgar, por el comerciante de tabaco John Allan y su esposa, Frances Keeling.


De la pensión a la mansión. El tránsito entre la habitación miserable de una pensión, a la vera de la madre muerta, y una mansión, cuando pasó a adoptar también el apellido de su padre adoptivo para pasar a ser para siempre Edgar Allan Poe, se produjo en veinticuatro horas. Su mejor biógrafo, Georges Walter, señala el papel clave y contradictorio de la orfandad de Poe:


«En la imagen de Edgar Poe niño que se ha formado, la privación de la madre, por fundamental que sea, ha borrado un tanto la ausencia del padre. La muerte de Betty, descrita “ad nauseam” por los biógrafos sentimentales del siglo XIX para provocar ríos de lágrimas en las lectoras, en el siguiente siglo -el de Freud- se convirtió, y no sin motivo, en indicio clínico, en duelo inicial situado en el centro del psicoanálisis póstumo, pero también de la crítica psicopatológica de la obra de Edgar Poe. Y no deja de ser irónico que esta abundante literatura se haya aplicado a descifrar y a explorar al poeta más consciente de su objetivo, al teórico riguroso de “El principio poético” y al parodista más temible de la literatura».


El periodo en que fue el heredero de una de las mayores fortunas de Richmond durará escasamente 18 años. Durante ese período dorado, vivió con sus padres adoptivos cinco años en Londres con una breve estancia en Escocia en lo que fue su único viaje al exterior. De la etapa inglesa, entre los seis y los once años, le quedará el dominio del latín, del griego, del italiano y del francés, un acento puramente inglés, una sensibilidad romántica y los recuerdos de una escuela que volcará en su relato “William Wilson”.


Los años felices terminarán cuando, de regreso a Richmond, las deudas de juego contraídas en su único año en la universidad, lleven al enfrentamiento irremediable y radical con el austero, cicatero y distante John Allan. El 19 de marzo de 1827, abandonó para siempre el hogar de los Allan y se dirigirá, con nombre falso a Boston. En su menguado equipaje, llevará una caja con cartas de su madre muerta, un pequeño retrato de ella y el manuscrito de su primer libro, “Tamerlán y otros poemas”, que publicará en su ciudad natal con el seudónimo de “Un bostoniano” y que pasará sin pena ni gloria.


En 1828, al borde de la indigencia, se alista en el ejército con el nombre de Edgar A. Perry, pasando a ser suboficial en Fort Moultrie, cerca de Charleston. Allí se licenciará con honores al año siguiente, que es el mismo en que muere su madre adoptiva, con la que había mantenido una relación ejemplar de amor mutuo.


Las primeras creaciones. Otro estimable biógrafo, Walter Lennig, señala las características de los primeros poemas del precoz Poe: «Lo más importante es fundamentalmente la cadenciosa musicalidad de los versos. No se contentaba en ningún momento con el cómodo procedimiento de la rima, sino que aspiraba incluso inconscientemente a imágenes sonoras e ininterrumpidas. Más fuertes que el sentido y el significado de las palabras eran su sonido y su semejanza sonora. Desde muy pronto, Poe tuvo la intuición de que generar una emoción es más importante que describirla». Esta concepción de la poesía hace que incluso sus más voluntariosas traducciones no sean capaces de mantener ese sabor especial de los poemas de nuestro autor y que se mantendrán a lo largo de toda su producción.


Tal vez sea esa capacidad para la imaginación lo que hizo que los años militares, completados con uno final en la academia de West Point de donde saldría con la costumbre de vestir un raído capote militar, fueran narrados por él mismo como un período, inventado, en el que combatió por la libertad de Grecia como un nuevo Byron (como el poeta inglés, Poe era un excelente nadador), había estado en San Petersburgo donde se mezcló en intrigas políticas que la habían puesto al borde de la deportación a Siberia huyendo a Londres y París.


Su fracaso como poeta (había publicado dos nuevas colecciones de poemas) le llevó a probar fortuna con la narrativa. En 1833, abandonada tanto la vida militar como la esperanza de una reconciliación con los Allan, Poe vivía una nueva vida con su tía María Clemm, una mujer afectuosa que lo cuidará toda la vida. Entonces, probó suerte enviando al concurso del “Baltimore Saturday Visitor” seis cuentos para intentar ganar un premio de mil dólares. Lo consiguió con ‘Manuscrito encontrado en una botella’. A partir de ahí, conseguiría ser escritor profesional.


Triunfo y fracaso. Dirigirá la revista literaria “Southern Literary Messenger”, consiguiendo que pasara de 700 ejemplares hasta 3.500 y que su distribución fuese nacional. La vida feliz perdida para siempre parecía ahora salir a su encuentro. Disciplinado, lejos de las tentaciones alcohólicas en las que había caído en la universidad, se decidió a casarse con su prima, hija de Maria Clemm, Virginia. En el certificado de matrimonio, la edad de Virginia era 21 años. Tenía catorce.


Como escritor pasa también por sus mejores momentos: escribe algunas de las primeras piezas de ciencia-ficción (hay quien atribuye la invención del género a Mary Shelley con su novela ‘”Frankenstein, otros conceden el mérito a los relatos de Poe) y como contribución exclusivamente propia, crea el género policial con sus relatos “La carta robada”, “Los crímenes de la rue Morgue” (pdf) y “El misterio de Marie Rogêt”, protagonizados por el primer detective de la historia literaria: M. Auguste Dupin.


Pero la estabilidad durará poco: el alcohol, que le afectaba rápidamente, pone en peligro su estabilidad que estallará en pedazos cuando Virginia fallezca prematuramente, a causa de la tuberculosis, en 1847. Pero cuando esto suceda, al propio Edgar sólo le quedará algo más de dos años y medio de vida. El tiempo apremia, y en su última década, la familia Poe (Edgar, Virginia, la protectora Maria) vive en Nueva York y en Filadelfia.


Edgar publica, en 1838, su única novela, “Narración de Arthur Gordon Pym”, plena de aventuras marinas y episodios atroces; es redactor de las prestigiosas revistas “Gentleman’s Magazine”, “Graham’s Magazine” y “Broadway Journal”; publica en 1840 su libro “Cuentos de lo grotesco y lo arabesco”; concibe la idea de crear su propia revista, que se llamará ‘The Stylus’ y que fracasará; publica en revistas sus mejores relatos (“La Máscara de la Muerte Roja”, “El gato negro”, “El corazón delator”, “El pozo y el péndulo”; recibe en 1842, en Filadelfia, la visita de su admirador Charles Dickens. Llegado este momento, es un autor admirado en su país e incluso más allá, pero es un desdichado. Virginia tiene vómitos de sangre, se siente deprimido, busca consuelo en el alcohol.


La extrema melancolía y musicalidad de su poema “El cuervo, publicado en el “Evening Mirror” de Nueva York en enero de 1845, le valdrá su mayor éxito en vida, por el que sólo cobrará la cantidad de nueve dólares. El poema es aprendido de memoria y recitado con delectación en todo el mundo anglófono. La imagen del cuervo posado sobre un busto en el interior de una biblioteca respondiendo machaconamente “Nevermore”, “nunca”, a un hombre herido de amor y ausencia, es ya un clásico del imaginario literario universal.


Y Poe aprovechó el éxito de su poema para explicar su génesis en un ensayo, que también leyó en forma de conferencia, que tituló “El principio poético”. En este texto, Poe sostenía que más que la imaginación o la emoción, es la lógica la que rige su poema, en el que cada elemento, según explicaba, venía obligado por el anterior. De este modo, más que un romántico, Poe se presenta como un racionalista.


La afirmación en este ensayo de que la muerte de una hermosa mujer es el mejor tema para una poesía le ha valido interpretaciones a su obra basadas en la triple muerte de su madre, su madre adoptiva y su esposa, e incluso un libro, firmado por Marie Bonaparte, en el que el método psicoanalítico llega a extremos bochornosos.


Momento cumbre. Pero la capacidad para el análisis y la filosofía de Poe llegará a su cumbre en 1848, cuando publique el ensayo, que él prefería llamar poema en prosa, “Eureka”. En esta interpretación cosmogónica del universo, astrónomo aficionado desde su niñez, anticipa la posterior teoría del Big Bang y a la vez se extravía en consideraciones metafísicas. Su fe en este texto era tan grande que solicitó a su editor que la primera edición alcanzase un millón de ejemplares. Se publicaron 750 ejemplares, de los que 500 se vendieron en un año.


Cuando volvía a tener esperanzas de una nueva vida, comprometido con una amada de juventud a la que había reencontrado viuda, Sarah Elmira Shelton, será encontrado ebrio e inconsciente a la puerta de una taberna en Baltimore, presa de delirios, y conducido a un hospital en el que morirá seis días después. Antes de morir pidió sucesivamente que alguien le metiera un balazo en la cabeza y que Dios se apiadara de su pobre alma. Murió un hombre. Pero quedaba una obra inmortal.


Fuente | Un clásico inmortal: Edgar Allan Poe- Diario Sur.

Sitio Oficial | Poe Bicentennial CelebrationPoe Bicentennial

Poe en la prensaADN.esEl CorreoEl Mundo I y II y IIIEl PaísPúblicoRTVEEl PeriódicoAbc y IITerray más…

Poe en algunos BlogsApostillas LiterariasBibliographosCuchitril LiterarioComunicación CulturalDesEquiLIBROSEspacio Libros¡Esto es Brooklyn!El síndrome ChéjovMoleskine LiterarioPapel en blancoTipos Infamesy más…

La verdad sobre el caso Poe.

Posted in Artículos, Fragmentos by Alguien on 17 enero 2009

El 19 de enero de 1809 nacía en Boston Edgar Allan Poe (1809-1849), maestro fundador del relato contemporáneo y de la literatura fantástica, de detectives y de terror. De vida atormentada y misérrima, libertino y mujeriego, falsario, alcohólico, poeta y jugador, Poe revolucionó la escritura contemporánea con sus relatos y poemas, sin los cuales, escribió Borges, “es inconcebible la literatura actual”. El Cultural reconstruye, de la mano de Peter Ackroyd, autor de la inminente biografía Poe. “Una vida truncada” (Edhasa) los últimos seis días de su vida, envueltos aún hoy en el misterio, mientras Germán Gullón analiza su influencia posterior.


Pionero del relato moderno, por Germán Gullón.

Leer “Un gato negro” de Poe.

 

La víspera del 26 de septiembre de 1849, Edgar Allan Poe se detuvo en Richmond (Virginia), para visitar al médico John Carter, quien le recetó un remedio a fin de paliar la fiebre alta que sufría. A continuación, cruzó la calle y cenó en un local próximo. Sin darse cuenta, se llevó con él el bastón con estoque del médico.

Poe iba a embarcarse en un vapor rumbo a Baltimore. Esta ciudad sería la primera escala en su viaje a Nueva York, donde tenía asuntos que atender. El barco zarpaba a las cuatro de la mañana del día siguiente, y el trayecto duraría unas veinticinco horas. A los amigos que lo vieron zarpar les pareció de buen humor y sobrio. Poe no pensaba estar fuera de Richmond más de dos semanas. Y ocurrió que se dejó el equipaje en tierra. Ésa fue la última vez que lo vieron hasta que lo encontraron moribundo en una taberna, seis días después.

Arribó a Baltimore el 28 de septiembre, viernes, y en esta ciudad se detuvo, en vez de seguir rumbo a Filadelfia, la siguiente etapa en su viaje hasta Nueva York. En Baltimore varias personas lo vieron beber sin medida. Puede que Poe bebiera para conjurar los efectos de la fiebre, y puede también que temiera un intempestivo ataque del corazón: los médicos le habían dicho en Richmond que una nueva crisis cardíaca tendría consecuencias fatídicas.

Es posible que después viajara en tren a Filadelfia, ciudad en que visitó a unos amigos y donde se emborrachó, o enfermó. A la mañana siguiente, presa de gran agitación, manifestó su intención de proseguir hasta Nueva York. Pero, ya fuera por casualidad ya por decisión propia, el hecho es que volvió a Baltimore. Según testimonios no contrastados, al parecer habría tratado de volver nuevamente a Filadelfia y fue hallado “sin conocimiento” en el tren. El revisor se habría encargado de devolverlo a Baltimore. Es difícil saber la verdad exacta: todo parece envuelto por una especie de niebla.

Neilson Poe, el primo del autor, escribió después a la suegra y cuidadora oficiosa de éste, Maria Clemm, comunicándole que “en qué momento llegó a la ciudad [Baltimore], dónde pasó el tiempo que estuvo aquí o en qué circunstancias, es algo que no he podido averiguar”. A pesar de numerosas pesquisas y especulaciones, no se ha logrado arrojar verdadera luz sobre este asunto. Puede que vagara por las calles, que anduviera zigzagueante entre taberna y taberna. Lo único que se sabe con seguridad es que el impresor de un periódico mandó un mensaje a Joseph Evans Snodgrass el 3 de octubre en los siguientes términos: “Hay un caballero con aspecto bastante deprimente en la 4ª sede electoral de Ryan, que responde al nombre de Edgar A. Poe; que parece encontrarse en un estado muy lamentable, y dice que lo conoce a usted. Le puedo asegurar que necesita asistencia urgentemente”. Snodgrass había sido editor del Saturday Visiter, periódico donde Poe había colaborado. Por la “4ª sede electoral de Ryan” debemos entender una taberna utilizada a este fin con motivo de las elecciones al Congreso que estaban celebrándose aquel mismo día. Ryan era el nombre del propietario de la taberna.

La nota del impresor era suficientemente grave para que Snodgrass hiciera acto de presencia. Al entrar en el bar, encontró a Poe sentado, completamente enajenado, con una multitud de “bebedores” a su alrededor. Su ropa llamó la atención de Snodgrass. Llevaba un sombrero de paja raído y unos pantalones que no eran de su talla. También vestía un abrigo usado, y ni el menor rastro de un chaleco o corbata. A excepción tal vez del sombrero de paja, no era la ropa con la que había salido de Richmond. Y, sorprendentemente, aún tenía en su poder el bastón del doctor Carter. En estado de embriaguez, y de un posible acoso, puede que le pareciera un instrumento de defensa.

Snodgrass no se le acercó, pero reservó una habitación en aquella misma taberna. Estaba a punto de mandar un aviso a los parientes que Poe tenía en Baltimore cuando dio la casualidad de que se personaron dos de éstos. Uno era el primo de Poe, Henry Herring, que había acudido a la taberna por asuntos relacionados con las elecciones; estaba emparentado con un político local. Snodgrass recordaría que “rehusaron cuidar personalmente de Poe”, alegando que en el pasado había sido encontrado numerosas veces en aquel mismo estado de intoxicación; no obstante, aconsejaron que lo trasladaran a un hospital de la localidad. Consiguieron introducirlo en un coche –en el que fue transportado “como si fuera un cadáver”– y Poe ingresó así en el Hospital Universitario de Washington.

El médico residente John Moran manifestó después que Poe permaneció “sin darse cuenta de su estado” hasta las primeras horas del día siguiente. A un recién estupor le sucedió entonces un “temblor de los miembros”, así como un delirio con “incesante e inane conversación con objetos espectrales e imaginarios en las paredes”. Hasta dos días después de su ingreso en el hospital, el 5 de octubre, viernes, no recuperó la calma. Empezó a hablar, aunque de manera incoherente. Le contó al médico que tenía una esposa en Richmond, lo que no era cierto, y que no sabía cuándo se había marchado de dicha ciudad. El médico trató de tranquilizarlo, asegurándole que pronto volvería con sus amigos, pero Poe empezó a reprocharse a sí mismo su degradación, llegando a decir que lo mejor que podía hacer un amigo por él era volarle los sesos. A continuación se quedó dormido.

Al despertar, entró en una fase de delirio. El sábado por la noche, empezó a gritar “Reynolds”, y no paró de chillar hasta las tres de la madrugada del domingo. “Debilitado por tanto esfuerzo –escribió el doctor–, se quedó sosegado y pareció descansar durante un breve tiempo. Luego, moviendo levemente la cabeza, exclamó : “Que el Señor se apiade de mi pobre alma“, y expiró.” Éste es el testimonio del doctor Moran, en una carta escrita a Maria Clemm cinco semanas después de dichos acontecimientos. Esto es lo que más se parece a la verdad, al margen de los ulteriores esfuerzos del médico por presentar la escena bajo una luz más favorable. ¿Qué había estado haciendo Poe durante el tiempo que perdió en Baltimore? La hipótesis más aceptada es la de que fue utilizado como “lacayo” para fines electorales; es decir, lo habrían estado vistiendo con distintos ropajes, de manera que habría podido así votar más de una vez por un candidato concreto. A estos falsos votantes solía encerrárseles en corrales o posadas, donde se les suministraba alcohol en abundancia. También corrió la voz de que “Reynolds”, el nombre que Poe no dejó de gritar en su delirio final, era el apellido de un interventor electoral que se encontraba en la taberna de Ryan.

Es una explicación posible, pero no la única”.

En Algún Día │ El presagio final del cuervo atormentado.

Navidades de Cine.

Posted in Cine by Alguien on 25 diciembre 2008

Y para finalizar este repaso navideño que iniciamos con la literatura y que continuamos con la música, no podemos dejar de lado el papel tan importante que el cine ha tenido, tiene y tendrá para/ con estas fechas tan “entrañables”. Ha llegado, por tanto, el momento de realizar un repaso a las 10 mejores películas navideñas de todos los tiempos:

Que bello es vivir (1946).

 

En 1946 se estrenaba esta película estadounidense con el título original It´s a Wonderful Life, convirtiéndose inmediatamente en la película navideña más repuesta en las televisiones de todo el mundo. Dirigida por Frank Capra, fue protagonizada por James Stewart y Donna Reed. Cuenta una historia dramática de superación humana, que no ha dejado de conmovernos desde el día de su estreno.

 

 

YouTube Direkt

 

Milagro en la calle 34 (1947).

 

Sólo un año después, en 1947, llegaba otro de los grandes clásicos norteamericanos de todos los tiempos: Miracle on 34th Street. El director fue George Seaton y entre los intérpretes encontramos a Maureen O’Hara, John Payne, Edmund Gwenn, Gene Lockhart y Natalie Wood. La historia narra el juicio más increíble de la historia, dónde un anciano barbudo y bonachón, que ha reemplazado al Santa Claus de unos grandes almacenes, defenderá ser el auténtico Papá Noel. Algunos rumores no confirmados llegaron a decir que la película se basaba en un extraño hecho real.

 

YouTube Direkt

Scrooge (1951).

 

Conocida también como A Christmas Carol en los EEUU, fue dirigida por Brian Desmond Hurst y entre los actores destacan: Alastair Sim, Kathleen Harrison y Mervyn Johns. Se trata de la mejor adaptación cinematográfica de la famosa obra de Charles Dickens del mismo título, la novela corta navideña más famosa e influyente de todos los tiempos, y en la película británica de 1951 se consigue captar toda la fuerza expresiva de Dickens.

 

 

YouTube Direkt

La gran familia (1962).

 

Dirigida por Fernando Palacios e interpretada por Alberto Closas, Amparo Soler Leal, José Isbert, José Luis López Vázquez, María José Alfonso, Carlos Piñar, Chonette Laurent y Jaime Blanch, se trata sin duda de la película más recordada en Navidad por todos los españoles. Llena de buenos sentimientos, esta mezcla de drama y humor constituye el mejor retrato cinematográfico de los años 60 en España. Casi 50 años después, aún recordamos con nostalgia a Pepe Isbert buscando con desesperación a Chencho en plena Plaza Mayor madrileña.

 

YouTube Direkt

Gremlins (1984).

 

Aunque el director de la película fue Joe Dante, y Steven Spielberg tan sólo fue el productor ejecutivo, la mano de este último se percibe en toda esta cómica y terrorífica película. La música de Jerry Goldsmith es también protagonista indiscutible junto a los actores Zach Galligan y Phoebe Cates. La historia cuenta como un adolescente recibe una mascota como regalo de su padre, Gizmo. Sin embargo, al incumplir las instrucciones recibidas sobre su cuidado, el caos hará su presencia, en forma de una invasión de pequeños y malvados Gremlins.

 

YouTube Direkt

Cuando Harry encontró a Sally (1989).

 

El director de esta comedia romántica fue Rob Reiner. Los actores encargados de dar vida a Harry y a Sally fueron Billy Crystal y Meg Ryan, que realizaron una increíble interpretación. Una comedia que narra las visicitudes de dos personas que se encuentran repetidamente, Harry y Sally, en las circunstancias más peculiares, convirtiéndose en grandes amigos.

 

Con escenas que han pasado a la historia del cine, como el orgasmo fingido se Sally, contiene un sinfín de diálogos ingeniosos y brillantes y además se plantea un gran debate filosófico; ¿pueden un hombre y una mujer ser amigos?

YouTube Direkt

Eduardo Manostijeras (1990).

 

Tim Burton fue el director de esta genial película, en la que destacan unos jovencísimos Johnny Depp y Winona Ryder en los papeles principales. La cinta se plantea los problemas en que se ve envuelto un joven por su extraño origen (se trata de una especie de Frankenstein creado por un anciano genio fallecido, que no llegó a dotarle de manos y en su lugar le puso tijeras), en una comunidad provinciana americana. Narrada con genial detallismo y cuidada puesta en escena.

Esta película, metafórica, brillante, llena de colorido, es sin duda una obra maestra de la historia del cine. No hay que perderse a Vincent Price en una de sus últimas apariciones como el genio creador de Eduardo Manostijeras.

YouTube Direkt

Solo en casa (1990).

 

También en 1990 llegó a los cines una comedia familiar llamada a convertirse en un auténtico clásico: Sólo en casa. El director fue Chris Columbus y el protagonista principal Macaulay Culkin, que se convirtió en una auténtica estrella infantil. La historia narraba la epopeya que vive un niño de ocho años abandonado en su casa accidentalmente al irse sus padres a pasar las navidades a Francia.

El increíble ingenio del infante para sobreponerse e incluso hacer frente a un par de dos incompetentes ladrones, supuso toda una apuesta original que entusiasmó a todas las edades.

YouTube Direkt

Atrapado en el tiempo (1993).

 

Titulada en inglés Groundhog Day (en español El día de la Marmota), fue dirigida por Harold Ramis. Los protagonistas fueron Bill Murray y Andie MacDowell. Un cínico comentarista meteorológico de TV deberá acudir a cubrir la fiesta del día de la marmota en un pueblecito americano. Allí descubrirá con espanto que está atrapado obligado a vivir el mismo día una y otra vez.

A pesar de tratarse de una película de humor y estar llena de gags, su original guión se plantea no pocas preguntas de profundo calado, que la convierten en una comedia muy seria.

YouTube Direkt

Pesadilla antes de Navidad (1993).

 

Conocida también como El extraño mundo de Jack en Hispanoamérica, se trata de una película de animación. Tim Burton es responsable de la historia en que se basa la película, pero a pesar de lo que mucha gente piensa no fue su director, sino que fue dirigida por el animador de stop-motion Henry Selick. Esta película nos cuenta la peculiar visión que Jack Skellington, el señor de Hallowen, tiene de las festividades navideñas. Jack secuestra a Santa Claus con la intención de mejorar las navidades. La visión gótica y un tanto macabra que de la fiesta navideña ofrece esta cinta, la convirtieron pronto en un referente navideño casi imprescindible. 

YouTube Direkt

Aunque se quedan muchas más películas en el tintero, éstas son una buena muestra de las grandes películas que la Navidad nos ha ido dejando. Esperemos que en el futuro muchas más se vayan sumando para que podamos seguir pasando unas Felices Navidades de película.

Fuente: Espectadores.net.

Fancine. XVIII Festival de Cine Fantástico de Málaga.

Posted in Cine by Alguien on 6 noviembre 2008

FANCINE 08
Del 6 al 14 de Noviembre 2008

Esta edición de nuestro festival malagueño, la número dieciocho, pretende ser el comienzo de una renovación. Dieciocho años son más que suficientes para adquirir experiencia, para afianzar un proyecto que comenzó como una simple muestra de cine de género fantástico allá en 1990, y para que desde esta firme posición se pueda acometer la empresa de un cambio. Cambiamos de denominación y de marca; ya no celebramos una Semana Internacional de Cine Fantástico, que es como se ha venido llamando hasta la anterior edición, sino que estamos ante un Festival de Cine Fantástico, y FANCINE será su marca distintiva, la que esperamos que se convierta en el modo común de referirse a este encuentro cinematográfico que la Universidad de Málaga brinda a todos aquellos que lo quieran disfrutar.

(..) Así que permítannos, renovados nuestros votos, que les invitemos un año más a todos ustedes a asistir a una nueva colección de buen cine fantástico, a que escojan lo que más les atraiga, porque hay para todos los gustos, desde el cine de fantasía concebido para los más pequeños hasta el terror más desaforado, pasando por las historias de fantasmas, de criminales, de intriga, de zombis, de ciencia ficción y de aventuras espaciales. Las proyecciones son en el Teatro Alameda y en el Paraninfo de la Universidad de Málaga. De las cien películas que se proyectarán hay 12 en competición en el apartado de largometrajes y 43 en el de cortos, y el resto se podrán ver en alguno de los 6 ciclos programados: “Premieres”, “Sesiones Especiales”, “Horror Zone”, “Culturas ancestrales y fuerzas de la Naturaleza”, “Así es el futuro” y “La película maldita”. Se proyectarán largometrajes a Concurso, cortos (andaluces, españoles y extranjeros), así como cortometrajes de animación y homenajes a “niñas endemoniadas“. Y no se olviden de que FANCINE les ofrece también otra serie de actividades que, sin ser cine, son también fantásticas: conferencias, charlas, conciertos, ediciones de libros, representaciones escénicas, encuentros con celebridades del séptimo arte, etcétera.

Vengan y disfruten un año más de esta semana terrorífica en la Universidad de Málaga.

Toda la información en www.fancine.uma.es

In Memoriam: 7 octubre 1849.

Posted in Memorias by Alguien on 7 octubre 2008

Edgar Allan Poe (Boston, 1809 – Baltimore, 7 octubre 1849), poeta del terror.

Mi vida no ha sido más que capricho, ilusión, pasión, deseo de soledad, desprecio del presente, anhelo del porvenir…” (Reflexión de Poe en una carta dirigida a su amigo James R. Lowell, 2/7/1844)

La muerte de Edgar Allan Poe (Wikipedia)

Todo Edgar Allan Poe en Español (La Máquina del Tiempo).

E.A.Poe Society of Baltimore (en ingles).

The Museum of Edgar Allan Poe (en ingles).

En Algún Día │ El presagio final del cuervo atormentado.

 

41ª Edición del Festival Internacional de Cine Sitges 2008.

Posted in Cine by Alguien on 2 octubre 2008

IX Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona.

Posted in Cine by Alguien on 2 septiembre 2008
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 237 seguidores